Durante los últimos meses, la relación entre Kiko Rivera y Anabel Pantoja ha sufrido muchos altibajos. Ahora, la reconciliación final se ha producido


La boda de Anabel Pantoja está dando mucho de que hablar. Los últimos meses no han sido fácil para ella. Después de tener que posponer la celebración por culpa de la pandemia provocada por el coronavirus, la sobrina de Isabel Pantoja ya tiene la fecha marcada en el calendario. Una fecha que ella misma descubrió sin quererlo este martes en ‘Sálvame’, aprovechando que se despedía del programa para tomarse un mes de vacaciones y organizar así los últimos preparativos del gran día. Puedes descubrir qué día se casa en el siguiente link. Pero además, este miércoles hemos conocido que Kiko Rivera ha confirmado su asistencia a la boda de su prima, Anabel Pantoja.

La gran noticia que recibe Anabel Pantoja en mitad de tanto drama

Han sido unos meses complicados para ella por las disputas familiares. Incluidas con su primo, Kiko Rivera. Lo cierto es que han sufrido diferentes altibajos pero ahora parece que las aguas ya se han calmado por parte de ellos y finalmente Kiko Rivera sí que acudirá al gran día para Anabel Pantoja. Ha sido él mismo quien lo ha confirmado a través de su perfil de Instagram, concretamente con un Story en el que ha compartido una foto junto a su prima y ha escrito lo siguiente: «Deseando que llegue tu día en el que disfrutaré como el que más. Wedding day». 

Instagram

Con este escueto comunicado, Kiko alegra el día a su prima, Anabel Pantoja. Hay que recordar que ambos siempre han estado muy unidos y para la colaboradora de televisión suponía un gran dolor que el DJ no le acompañara en un día tan especial para ella. Es tal que incluso en un primer momento Kiko Rivera iba a ser el padrino de la que fuera concursante de ‘Supervivientes’. Un papel fundamental en la boda que ahora podrá retomar, sobre todo después de que la propia Anabel revelara que su padre no iba a poder acudir al enlace.

Una boda marcada por la polémica

Lo cierto es que el enlace entre Anabel Pantoja y Omar Sánchez no ha estado exento de la polémica. La influencer fue increpada por celebrar su boda en una playa de difícil acceso para su padre, quien tiene movilidad reducida y quien por ello se caía de la lista de invitados. Tan solo un día después de este hecho, varios ecologistas le amenazaron con presentarse en su enlace si su boda tenía lugar en La Graciosa, pues creían que no iban a respetar el paraje natural. Harta y cansada del revuelo generado, dio un puñetazo sobre la mesa y volvió a dejar claro que para ella la isla también es muy importante: «Me voy a casar igual que todo el mundo. La ceremonia va a ser en la playa, voy a tocar con mis pies con la arena. Yo respeto, y es más, comparto los temas ecologistas y la sostenibilidad. Voy a hacer lo mismo que otras personas, pero como se casa Anabel… Estoy hasta el moño del tema»