«Si tu hija no quiere que se hable de ella que no hable públicamente», ha recordado el colaborador en ‘Sálvame’ en respuesta a su ex.


Kiko Matamoros ha respondido a las últimas declaraciones de Makoke. La malagueña aseguraba en ‘Viva la vida’ que lo que más quiere «en este mundo» es a su hija Anita Matamoros y que la mala relación de la joven con su padre «no tiene nada que ver» con su ruptura. «Ellos tienen este problema desde hace año y medio y nosotros nos separamos hace tres«, decía. «No voy a hacer declaraciones pero evidentemente me alegro por esas palabras, es lo más normal, que eche de menos a su hija”. De sus años de matrimonio con el madrileño, recordaba que «hubo mucho amor y hubo momentos felices en esa relación, yo luché mucho por él y por nuestra relación, me duele mucho que él tenga esa lectura». Asimismo, se lamentaba de que su ex haga caja a costa de hacer declaraciones sobre su distanciamiento con su hija menor.

«Hay que ser cínica para decir que quién soy yo para hablar si ella no quiere que se hable de ella. Si yo he estado hablando de mi hija en un plató es porque ella ha estado en un plató hablando de esto y ha hecho que esto sea noticia. No solo ha hablado, es que por detrás hasta ha contado lo que le ha dado la gana, como le ha dado la gana y a quien le ha dado la gana. Hasta ha enseñado mensajes privados de mi hija, por ejemplo, a la directora del ‘Deluxe’», ha expresado Matamoros, tajante.

El colaborador se refiere a Makoke y su hija Anita: «Me han faltado el respeto a mí y a mi pareja»

«Makoke dijo que ojalá hubiera tenido hijos con Tony Spina y que soy una mierda de padre. Y todas esas agresiones me las he comido yo. Me han faltado el respeto a mí y a mi pareja y se han inventado una historia que no tiene ni pies ni cabeza«, añadía. «¿Digo yo que mi hija va a los sitios donde voy yo? ¡Sería un imbécil!».

Kiko Matamoros Makoke
Montaje SEMANA

El colaborador ha dejado claro que cuando habla del conflicto con su hija lo hace porque trabaja en ‘Sálvame’ y debe responder a estas cuestiones: «Yo estoy aquí y contesto porque no se puede estar en misa y replicando». Asimismo, ha hecho hincapié en que su hija Anita no es ajena a la esfera pública. «Es mi hija la que hace muchas declaraciones sobre muchas cosas, sobre su vida, sobre su profesión, sobre sus estudios o sus relaciones personales. Me parece bien que lo haga y es su derecho a hablar de lo que quiera. Lo respeto y me parece bien. Pero como lo hace en una plataforma pública los compañeros me preguntan aquí. Y yo respondo con total respeto, con cariño y con total tristeza por la situación en la que me encuentro con ella», confesaba.

Matamoros «tiene los brazos abiertos a una reconciliación» con Anita

Kiko Matamoros no oculta que le encantaría poder tener un acercamiento con la benjamina de su clan: «Resalto cuáles son las condiciones que se tienen que cumplir para que podamos encontrarnos. Estas son: el respeto a mi pareja, por el respeto a mí y por hacer las cosas bien. Yo tengo los brazos abiertos y cuando quiera hablamos. Y si somos capaces de reconstruir eso yo seré feliz siempre y cuando suceda lo que tenga que suceder. Supongo que a mi hija le habrán hecho llegar el mensaje. Es la segunda vez que lo hago en público y no lo voy a hacer más».

«Lo que no vale es el doble juego. Lo que no vale es decir ‘no hablo porque mi hija no quiere que se hable de ella’. Si tu hija no quiere que se hable de ella que no hable públicamente», insistía. «Yo he tendido un puente. A mí esta situación no me hace feliz, pero tampoco me va a amargar la vida. He aprendido a vivir con el dolor. Pero hay cosas que te compensan todo esto y que merece la pena tirando para adelante con ilusiones, seguir teniendo ilusiones y pasar haciendo el menor daño posible».

«Tengo un lastre emocional»

El colaborador zanjaba el tema recalcando que prefiere centrarse en todo lo bueno que hay en su vida. «¿Que me encantaría tener una relación posible con mi hija? ¿Que todo me va muy bien? ¿Que me va muy bien con mis otros hijos? ¿Que estoy encantado con mi nieto, que tengo una pareja que me hace feliz, que la adoro? ¿Que tengo todo esto? Pues estupendo. Tengo esto otro que es un lastre emocional, lo reconozco, pero no se puede tener todo en la vida. ¡Ojalá!», zanjaba.