La novia de Kiko Matamoros da todos los detalles tras su operación de tumores en la vejiga

La operación ha durado tan solo 45 minutos, menos de lo previsto, lo que ha sido un alivio para toda su familia y amigos que hicieron piña en el hospital. Su novia, Marta López, da todos los detalles sobre la intervención y el proceso que deberá llevar Kiko Matamoros después

El miedo ha pasado, al menos sí a la operación. Kiko Matamoros ha superado con éxito la intervención quirúrgica a la que se sometió este martes en la Clínica Quirón de Madrid, en la que se le extirparon los tumores que se le encontraron en la vejiga. El proceso es largo, como así ha declarado Marta López, su novia, a las puertas del hospital horas después de la operación. La joven no ha tenido reparos en hablar a los medios sobre cómo se encuentra Kiko Matamoros tras pasar por quirófano, ofreciendo importantes detalles.

Las visitas más inesperadas a Kiko Matamoros en el hospital

“Todo ha salido bien”, comienza explicando Marta López sobre el estado de Kiko Matamoros tras ser operado de tumores en la vejiga. En ese momento aún no había pasado el cirujano a darles los pormenores de la intervención, pero el colaborador de ‘sálvame’ ya estaba consciente y eso le tranquilizaba, porque le había visto bien.

Asegura que “le han podido quitar todo y limpiar todo, que era lo importante” en ese momento, dado que después llega el instante decisivo de conocer si son malignos y si conlleva a un tratamiento contra el cáncer. Para eso, como ella explica detalladamente en el vídeo que se muestra más arriba, habrá que esperar al menos una semana o 10 días.

La operación ha durado tan solo 45 minutos, menos de lo previsto, lo que ha sido un alivio para toda su familia y amigos que hicieron piña en el hospital. La sorpresa llegaba con la visita de todos sus hijos, a excepción de Laura Matamoros, que se encuentra de vacaciones en Argentina. Kiko Matamoros llegó junto a su novia y Anita Matamoros. Más tarde lo hizo Lucía Matamoros, antes de que fuese trasladado al quirófano. Los últimos fueron Irene y Diego Matamoros, que llegaron cuando la operación había terminado.