kiko
Kiko Matamoros es muy aficionado a hacerse numerosas operaciones estéticas.

Kiko Matamoros ha vuelto a entrar en quirófano. El colaborador de ‘Sálvame’ suma una nueva operación de estética a su larga lista: un microinjerto capilar para retocarse las cejas, tal y como se ha dicho este martes durante el programa ‘Sálvame Diario’. «Tenía cejas, pero poco pobladas. No me gustaban», ha dicho el propio colaborador tras la intervención. «He estado cuatro horas en el quirófano», ha continuado.

En uno de los momentos más difíciles para su familia, Kiko ha asegurado que aún le quedan dos retoques más por hacerse. Además, en plena polémica, parece que el reposo tras la operación le va a venir muy bien: «Aprovecharé para descansar, que he tenido unos días muy duros», ha concluido.

El colaborador se refiere, como no puede ser de otra forma, a la polémica que gira en torno a su familia. Y es que tras el ‘Deluxe’ de su hijo Diego Matamoros el pasado viernes -donde aseguraba que su madre y sus hermanas habían pasado penurias-, y las declaraciones que está haciendo su hija Laura en ‘Gran Hermano VIP’, Kiko tiene motivos más que suficientes para despejar la mente.