Richy Castellanos, amigo de Julio Iglesias, nos cuenta el verdadero estado del cantante tras las últimas informaciones, que han dado la vuelta al mundo.


Ha vendido más de 300 millones de discos a lo largo de su carrera (algo que solo pueden decir una decena de artistas) y es toda una leyenda. Pero a sus casi 78 años, Julio Iglesias ha estado en los últimos meses en el foco de la noticia por sus supuestos problemas de salud. Nada más lejos de la realidad. “Estoy de maravilla, ni enfermo ni deprimido”, aclara el cantante.

Así se lo ha hecho saber a su círculo más cercano, del que forma parte Richy Castellanos, el hombre que conoce a más famosos que nadie. Richy tiene amigos en el mundo del deporte, de la televisión, de la música… y no hay nadie que diga ni una mala palabra de él. No le gusta presumir de sus amigos, pero los defiende a capa y espada, ya sea su recordado Diego Armando Maradona o su admirado Julio Iglesias. Y de este último hablamos en Marbella con el conocido relaciones públicas, que apura sus últimos días de vacaciones. Nadie mejor que Richy para aclararnos cuál es el verdadero estado de salud de Julio, a quien conoce desde hace más de 20 años.

¿Has podido hablar con él?

Pues mira, sí. Solemos hablar con cierta frecuencia por teléfono, y le llamé hace unos días. Estuvimos charlando y precisamente salió el tema.

¿Dónde está ahora?

En Punta Cana, en República Dominicana; tiene varias casas repartidas por el mundo, pero desde que empezó el confinamiento está en esa.

¿Y qué te dijo?

Muchas cosas, y también hablamos de su salud. Y la verdad es que estaba un poco molesto. Se queja de que a veces parece que solo interesan las cosas malas o negativas… Y para nada. La verdad es que escuchándolo está como siempre, simpático y muy ágil. Y me lo quiso dejar claro: “Estoy fenomenal, ni enfermo ni deprimido”, me contó.

Entonces, ¿de dónde salen los rumores?

Él tiene el alma limpia. Dice que todos conocen la lesión de espalda que tuvo siendo joven, pero no quiere decir que esté tan perjudicado. Se lamenta por haberle dado tanta importancia a la foto del verano pasado cuando estaba en la playa con dos chicas que trabajaban para él; lo ayudaban a caminar porque se había caído y se había lastimado.

Richy con los zapatos que le regaló Julio Iglesias y que guarda como un tesoro

¿Entonces no está pasando por un bache anímico? Porque es algo que también se ha comentado.

Insiste en que no está deprimido, al revés, está muy bien. Está muy contento, porque su mujer y sus hijos pequeños han estado en la casa que tienen aquí en Marbella, pero vuelven ya para casa.

Hablas de él con cariño y admiración.

Es que no hay nadie que lo supere, por su talento, por su personalidad, por su elegancia… Me lo presentó Javier Hidalgo, el dueño de Viajes halcón, hace 21 o 22 años, en Madrid y ya entonces fue supersimpático conmigo, que estaba prácticamente empezando en mi profesión. Pero nuestra amistad se ha afianzado en estos últimos diez años porque sabe que pude confiar en mí, que yo soy de esas personas que doy, pero no pido. Siempre he tenido claro lo que hay que hacer: ser serio; mirar a los ojos; ser profesional, discreto, amigo de mis amigos, llegar el primero, irme el último y estar siempre al servicio del artista, intuir lo que le gusta. Esa es la consigna que tengo para haberme mantenido en esta profesión 27 años y querer seguir al menos 25 más.

Y siempre con proyectos.

No paro. Preparo un documental sobre Maradona, a quien rezo todas las noches y mi amigo Andoñi Ferreño y yo hemos montado Cabaret 42 Producciones, para poner en marcha proyectos de teatro, televisión, cine… Acabo de comprar los derechos de Boeing Boeing, una película de Tony Curtis y Jerry Lewis, de 1965 y vamos a hacerla en teatro. Andoni interpretará el papel que hizo Tony Curtis y Jorge Sanz el de Jerry Lewis

Fotos: Llamazares-Perla Báez y Gtres.