Julián Contreras se acaba de someter a un trasplante capilar en la clínica estética de los famosos y SEMANA posee las primeras imágenes en exclusiva.


La situación actual nos obliga a estar recluidos, por lo que para muchos es el mejor momento para someterse a cirugías estéticas. Han sido varios los rostros conocidos que han tomado esta decisión, pues podían aprovechar el encierro para su postoperatorio. El último en hacerlo ha sido Julián Contreras, quien se acaba de someter a un trasplante capilar, tal y como se puede ver en las imágenes que SEMANA posee en exclusiva. El joven de 34 años acudió este lunes a primera hora de la mañana a la clínica Livet, situada en el corazón de la capital, para realizarse esta intervención. Llegó solo, provisto de mascarilla y con el semblante muy serio, quizás producto de los nervios de la operación.  Ocho horas más tarde abandonó la que es denominada como la clínica de los famosos, aunque esta vez contó con la compañía de una misteriosa mujer de la que todavía se desconoce la identidad.

Julián Contreras

Tras una larga intervención estética a la que cada vez se someten más famosos, Julián Contreras sobre las seis de la tarde salió por la puerta hasta donde le acompañó su doctor, José Manuel Gómez Villar, un prestigioso médico estético que cada vez cuenta con una cartera de clientes más amplia. Su aspecto era completamente diferente al que lucía horas antes, ya que ahora estaba rapado y con unas gasas y vendas que protegían su piel. Estaba recién operado, por lo que parte de su cuero cabelludo, especialmente la zona receptora, parecía irritada. Sin embargo, era algo temporal y es que gracias a las avanzadas técnicas Julián Contreras no tendrá cicatrices, por lo que los signos de haberse sometido a un trasplante serán invisibles.

Aunque todavía se desconoce el resultado definitivo y cuál será el cambio que el hijo de Carmen Ordoñez experimentará, según reza en la página web de la clínica en la que se ha operado, Julián verá cómo nace su pelo trasplantado definitivo a partir de los tres meses aproximadamente. Un periodo que podría alcanzar el punto álgido en seis u ocho meses, ya que ahí crece y nace pigmentado, por lo que, de momento, habrá que esperar para ver a Julián Contreras con su nuevo cambio de look tras este injerto capilar.

Julián Contreras

Julián abandonó la clínica charlando con su acompañante, tal y como se puede ver en las fotografías que esta revista publica en exclusiva, pero lo cierto es que estaba pendiente de su teléfono móvil. Con ropa sport, con mascarilla y guantes y una bolsa con la firma de Livet, ambos optaron por dar un paseo tras su intervención estética. Contreras, por su parte, de momento, no ha dado pistas en sus redes sociales sobre el cambio de imagen que se ha realizado en las últimas horas.

Su entrevista a SEMANA

Hace algunas semanas Julián Contreras volvía a la palestra mediática. Esta revista se puso en contacto con él para saber cómo estaba llevando el confinamiento y al igual que otros muchos españoles, reveló que había sufrido un ERTE en el Bingo Copacabana, donde trabajaba hasta antes del estado de alarma. «Yo soy un erteriano de los muchos que hay dando vueltas por aquí. Hasta que se recupere esa actividad no hay nada que hacer. Hay que ocupar el tiempo porque si no esto te consume» , explicó entonces.

Sin embargo, se mostraba positivo. Estaba aislado junto a su progenitor en la casa que padre e hijo tienen arrendada en el municipio madrileño de Móstoles y, desde allí, estaba centrado en seguir con la novela erótica que le mantiene ocupado. «Nunca había escrito nada del estilo y avanzo y retrocedo porque hay cosas que no termino de darle el giro que quiero. Para otras cosas tengo a mis lectores o mis conejillos de indias que me dan su punto de vista, pero para esto no tanto. No es biográfico…Todavía no tengo contraste, pero voy avanzando», apuntó a este medio.

Una oportunidad que está deseando sacar adelante, aunque Julián es consciente de que dada la situación actual no es la mejor para promoción su nueva obra literaria. «Ahora mismo sacar un libro no sé…hay gente que dice que la gente está en su casa y que igual es la mejor manera, pero un libro requiere de una promoción, de una serie de actuaciones que ahora mismo son inviables», dijo Contreras a este medio.