destacadacontreras
Julián Contreras padre e hijo durante la entrevista en el Deluxe.

Julián Contreras padre y Julián Contreras Jr. han sido invitados al Deluxe este viernes con el objetivo de hablar sobre el trato que recibieron en la boda de Eva González y Cayetano Rivera, que según ellos, no fue el apropiado, y ambos se sintieron humillados. Tanto el padre como el hijo dejan claro que les apetecía ir y estar presentes en este enlace. Sin embargo, no recibieron el trato que esperaban. «Me he sentido muy desplazado y humillado», ha comentado Julían Contreras padre. El hijo ha destacado un dato: «Nosotros íbamos esperanzados».

El que fuera pareja de Carmen Ordóñez ha querido empezar destacando la visita que le hicieron él y su hijo en Zaragoza tras la cogida de Fran Rivera, algo que parecía haber sellado la paz. «Hemos pasado un año terrible. Tras la cogida de Fran, Julián y yo fuimos a verle y todos nos dimos un gran abrazo en la UCI», asegura. «Es una decepción, evidentemente».

Julián Contreras Jr. no demandaba nada especial en la boda. «En la boda no ocurre nada, no nos vamos porque ocurrió algo. No ocurrió absolutamente nada, pero no sentí que se le diera una importación especial, tampoco la demando, pero tengo derecho a expresar mi opinión», apunta. Su padre, por su parte, sí cree que pasara algo: «Tu esperas a que llegue alguien. Fran vino y me dio dos besos y nada más. Entiendo que podría estar nervioso, y lo dejo pasar. Sin embargo, a medida que pasa la ceremonia, me voy dando cuenta que Fran me evitaba y empiezo a pensar que algo no va bien».

Padre e hijo, en diferentes mesas durante el convite

Tanto el padre como el hijo han destacado que no estuvieron sentados juntos durante el convite, algo inexplicable, ya que iban juntos. «No recibí ningún trato de parte de Fran Rivera. Llegamos al lugar de la celebración y yo estaba convencido que nos íbamos a sentar a todos juntos», confiesa Julián Contreras padre. Su hijo, que también creía que iba a estar sentado al lado de su padre, cosa que finalmente no ocurrió: «Yo no pensaba que íbamos a estar sentados en la mesa de Cayetano, pero pensaba que íbamos a estar con Fran y Lourdes».

«Me sentí incómodo. Si llego a saber lo que iba a suceder, no hubiese ido a la boda», apunta el padre. A esto, Julían Contreras responde: «No sé por qué se ha considerado a mi padre como una cláusula, de que si me invitan a mí, le tengan que invitar a él, y eso es una tontería».