En ella, el hijo de Carmina Ordóñez habla largo y tendido de su drama económico y el de su padre, Julián Contreras -del cual dimos completa información la semana pasada en exclusiva- la relación con su familia, incluidos sus hermanos Fran y Cayetano, sus problemas de psicológicos y todos los rumores que a lo largo de estos meses, han circulado sobre él. Julián Contreras, quien afirma que sus deudas han llegado a sumar casi medio millón de euros, está empeñado en recuperarse de sus problemas psiquiátricos y empezar a trabajar cuanto antes para saldar sus deudas y encarrilar su vida. «Quiero pagarlo todo». Además sale al paso de las maledicencias que le acusaban de ser gigoló: «Nunca he cobrado por sexo ni soy un ludópata» afirma.

No te pierdas la entrevista a partir de este miércoles en SEMANA