Julia Otero ha regresado este lunes al trabajo tras haber superado el cáncer que le alejó de las ondas. La periodista ya ha afrontado su primer reto al frente de ‘Julia en la Onda’ y es que ha hecho coincidir su vuelta al trabajo con la vuelta al colegio de cientos de estudiantes en toda España tras las vacaciones de Navidad. Pero ella lo hace tras un año alejada de su pasión por los micrófonos tras tener que someterse a su correspondiente tratamiento de quimioterapia, el cual finalizó en julio y del que ya está completamente recuperada. Ahora toca afrontar nuevos retos, cumplir nuevos sueños y seguir siendo un ejemplo a seguir, lo cual ha logrado también gracias al mensaje esperanzador que ha lanzado al mundo en su regreso.

Vídeo: Europa Press

Primero, Julio Otero agradeció a su compañera Carmen Juan por cuidar tan bien del cortijo y ser su sustituta durante este año, para después compartir unas palabras que han emocionado a todos: “Casi se ha completado una vuelta al sol completa desde que dejé de estar al frente de este micrófono. Parece que fue ayer. Han pasado muchas cosas. Algunas, incluso buenas. Siempre las hay, en serio, pero hay que estar siempre muy atentos”, desliza la periodista, que recuerda a sus oyentes que a veces no somos conscientes de lo bueno que nos sucede porque estamos muy ocupados tratando de solventar lo malo que nos ocurre.

Tras el programa, Julia Otero ha compartido con los reporteros cómo ha sido su primer día de trabajo tras luchar contra el cáncer, reconociendo que los nervios han vuelto a invadirla. Eso sí, estos nervios no solo son normales, sino que también la definen como profesional, al mostrar su preocupación por hacer un buen servicio en la radio como compromiso asumido con su audiencia. Vea el vídeo para conocer cómo salió del estudio y con qué ánimo afrontaba su nueva rutina, de nuevo protagonizada por el trabajo y no ya por los problemas de salud.

Julia Otero se ha cargado las pilas y ha regresado a las ondas con toda la energía posible, además de más sabia que antes si cabe. Y es que el cáncer y la lucha contra este enemigo le ha valido grandes lecciones que ha sabido aplicar a su nueva existencia: “Cuando se pisa el infierno se aprende rápido a celebrar la vida y eso es lo que la radio tiene que hacer cada tarde: celebrar la vida, entretener, divertir, dar que pensar, acompañar y tocar un poco las narices. Eso también”, decía la periodista al ponerse de nuevo frente a su micrófono, recordando a todos que “en tiempos de cólera, lo revolucionario es apostar por la serenidad” y eso es lo que ella piensa hacer en su nueva etapa, que acoge con nerviosismo, pero con ilusión. ¡Dale al play y vea el vídeo!