Después de 22 años con la valenciana, el escritor y colaborador ha contado cómo logró conocer y enamorar a su mujer,, de la que se quedó prendado al verla en televisión.


Este martes, Juan del Val se ha sentado como invitado en ‘El Hormiguero’. Allí, el marido de Nuria Roca ha hablado de su tercer libro en solitario, al que ha titulado ‘Delparaíso’, editado por Espasa. También ha hablado de su matrimonio con la presentadora, con la que lleva 22 años. «Creo que el deseo mueve el mundo y creo que estar vivo es desear. Si no deseas, estás muerto», decía. No cree que haya secretos para una relación duradera, ya que «la rutina desgasta mucho todo», pero cree que una fórmula consiste en «valorar a tu pareja solo como tu pareja». Y es que «en general las parejas hay un concepto de posesión y de propiedad» y es importante «mirar a la otra persona y enajenarla fuera de ti».

La «persecución» de Juan del Val para conocer a Nuria Roca

«Detesto el concepto de amor como propiedad y como exclusividad. Pero entiendo que es como nos han explicado el concepto del amor y está bien», añadía. En su charla con Pablo Motos, Juan del Val ha contado que se quedó prendado de Nuria Roca cuando la vio por primera vez en televisión, presentando el ‘Waku Waku’. «Yo no sé cómo se llama en ese momento», confesaba. Pero le pareció la mujer «más guapa» que había visto nunca. También le pareció que tenía mucha «clase». Entonces era redactor de la revista ‘Man’, ya desaparecida, así que se le ocurrió que podía entrevistarla y, así, conocerla. De este modo empezó «una persecución para entrevistar a ‘la tal Nuria Roca’ que nunca me quería dar la entrevista».

Después de muchas llamadas, Nuria Roca le daba largas. Finalmente decidió presentarse a una gala que se estaba grabando en Prado del Rey en 1998.  pedirle personalmente una entrevista. «Un ser de luz vestida con un vestido plateado. Es la persona más guapa que he visto en mi vida», pensó al verla. «Me quedé esperándola a que saliera y cuando salió me pareció igual de guapa. le dije: Hola, soy Juan del Val». Ella luego me contó que quien la estaba llamando era un señor muy mayor y cuando me vio pensó: ‘No está mal el muchacho’. El colaborador y guionista volvió a insistir: quería una entrevista con ella. Nuria le dijo que no era posible, que debía marcharse al aeropuerto para tomar un avión rumbo a Valencia. Él le propuso llevarla en su propio coche (que estaba «muy sucio» y «absolutamente impresentable») y hacer la entrevista por el camino. Y así fue cómo surgieron las primeras chispas.

La química fue tal entre ellos que Nuria acabó perdiendo dos aviones y no le quedó más remedio que regresar a casa en el último vuelo de la noche. «La entrevista se alargó», relataba, pero ese día no hubo «waku, waku», según le ha preguntado Pablo Motos, con mucho sentido del humor.

Días después, Juan del Val la llamó para enseñarle la entrevista. Otra excusa para volver a verla, en realidad. ¡Incluso se le olvidó llevar la entrevista el día que quedaron! El resto es historia. Nuria Roca y Juan del Val se dieron el ‘sí, quiero’ el 6 de octubre de 2000 en la localidad valenciana de El Puig. Dos años después, la pareja anunció el primer embarazo de la presentador. «Es un niño buscado. Desde que nos casamos estábamos esperando este momento y ahora ya ha llegado«, decían. Al nacimiento de Juan, su primer hijo, siguió el de Pau y la pequeña Olivia.

© Redes sociales.

 

En su entrevista con Pablo Motos, Juan del Val ha contado que pasó una etapa muy difícil durante su adolescencia. Su madre, Ángeles, (conocida como ‘la abuela del millar de presos), le fue de gran ayuda. «Tiene una fuerza, una vitalidad y una generosidad», ha confesado. De ella aprendió que «no hay que juzgar». Y aunque nació en el seno de una familia funcional y normal, no sabía lo que le pasaba. «He vivido durante años con una bola en el estómago. Le dije a mi madre: ‘Necesito ayuda’. Me pasaban un montón de cosas». Aí empezó un tratamiento psiquiátrico que se prolongó durante siete años. Desde entonces siente «mucho interés por el cerebro». Y es que fueron «siete años de psicoanálisis».