Con motivo del homenaje a Rocío Jurado por el 15 aniversario de su muerte, el diestro ha echado la vista atrás y ha recordado los buenos momentos con la hija de la cantante.


Con la emisión del último episodio del documental de Rocío Carrasco y a la espera de que el próximo miércoles se siente en directo para aclarar las últimas réplicas sobre su historia, los nervios entre la familia de la cantante están a flor de piel. Este fin de semana, tras el homenaje que le han rendido en Chipiona a Rocío Jurado por el 15 aniversario de su muerte, José Ortega Cano ha dado un paso adelante y ha tendido puentes con la hija de «La más grande».

Foto: Gtres

A pesar de que no ha visto el documental por prescripción médica y de no tener ningún tipo de relación con Rocío Carrasco desde hace años, José Ortega Cano reconocía que en este día tan importante para la familia de la artista la habían echado en falta. «Me hubiese gustado que Rocío Carrasco estuviera, ella tiene a mucha gente que está con ella y se le echa de menos. La puerta nunca se cierra (a una reconciliación)», expresaba el diestro ante las cámaras de ‘Socialité’.

El marido de Ana María Aldón ha insistido en que siempre tendrá en su corazón a Rocío Carrasco, a quien considera como su propia hija. «Uno no puede olvidar lo que uno ha compartido y los momentos bonitos. Después vienen las etapas, hay que quedar con lo bueno, en las etapas complicadas ella ha estado y yo no lo olvido«, aseveraba. Además, sobre el traje rosa que había lucido Gloria Camila Ortega en el homenaje a su madre, José Ortega Cano no entendía los comentarios que tachaban tal decisión como de una provocación por parte de la joven y bromeaba para quitarle tensión al asunto: «Díselo a Amancio Ortega, mi tocayo, que es el que lo tiene y lo vende«.

Estas palabras llegan tan solo unas semanas después de que el diestro interviniera en directo en ‘Viva la vida’ para opinar de forma distendida sobre el documental de Rocío Carrasco. En concreto, el padre de José Fernando Ortega aseguraba que respetaba su decisión de contar su versión de la historia a través de la televisión pero de ninguna de las maneras podía compartirla. «Yo no he compartido todas esas cosas tan fuertes que cuenta Rocío. No es que no fuera consciente de ciertas cosas, es que no lo sabía. Ha habido un distanciamiento en estos años. Dejas de hablarte por lo que sea, igual existe algún motivo y lo desconozco, no soy consciente. Sigo queriéndola mucho, lo mismo que si viviera su madre. Le deseo lo mejor, que tenga mucha suerte y sea muy feliz de aquí en adelante», se justificaba entonces.

Reconoció cuál era el motivo de su distanciamiento

Gtres

A pesar de reconocer que no sabía el motivo de su distanciamiento, lo cierto es que semanas atrás, el pasado 9 de mayo, en un nuevo turno de réplica en ‘Viva la vida’ saltaba que la apertura del museo dedicado a la de Chipiona supuso un antes y un después entre ellos. Asimismo, señalaba a Fidel Albiac como el principal culpable de la mala relación de la familia de Rocío Jurado con la joven.

«La he tratado siempre con respeto. Siempre ha habido una buena relación hasta que se unió a su pareja (Fidel Albiac) y entonces ahí es cuando ellos hacen una criba de todos los personas, entre los que me encuentro yo y la familia Mohedano. Lo único en que yo me enfado con ella es por el museo porque sé que a Rocío Jurado le hacía mucha ilusión que cuando ella desapareciera de la vida, que la gente supiera su historia. Con toda mi buena voluntad, lo único que le he podido decir es que el museo tenía que salir adelante. Sé las circunstancias por las que no se ha abierto», comentó.