LA EX MISS MARIA JESUS RUIZ Y JOSE MARIA GIL SALGADO DURANTE LA INAUGURACION DEL HOTEL ALFONSO XIII DE SEVILLA 31/05/2012 SEVILLA

El pasado mes de noviembre, José María Gil Silgado salía de prisión tras dos años privado de libertad. Su vida había cambiado mucho y su salud estaba bastante resentida. La que era su pareja, antes de empezar a cumplir condena, María Jesús Ruíz, tenía un nuevo amor y según él, poca predisposición a dejarle ver a su hija.

Pero a esto se le han sumado otra serie de circunstancias adversas que no esperaba. El empresario viajó a Santo Domingo, donde había estado viviendo antes de ser encarcelado, y cuando se disponía a volver a España para asistir a un juicio (aún tiene varios procesos abiertos) el día 12 de diciembre en el juzgado número 8 de Málaga, la Interpol le quitó el pasaporte alegando que estaba en busca y captura desde 2014.

A pesar de explicar que ya había cumplido su condena y que en ese momento era un hombre libre que se dirigía a un juicio, decidieron dejarlo retenido. No consiguió viajar hasta que su abogado se personó en el juicio el día 12 y, al explicar el motivo de su ausencia, le dieron la orden de cese de la detención.

Finalmente, volvió a España, pero a su llegada al aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid lo estaban esperando de nuevo para detenerlo. En ese momento, se desvaneció y tuvieron que llevárselo de urgencia al hospital Ramón y Cajal. Una vez recuperado ingresó en prisión provisional por riesgo de fuga hasta que pudiese declarar y se celebrase el juicio.

El pasado martes José María volvió a encontrarse mal y directamente lo dejaron ingresado. El pasado jueves a mediodía fue intervenido durante dos horas, tuvieron que ponerle tres ‘stents’ en el corazón, unos dispositivos con forma de muelle que ayudan a corregir el estrechamiento de las arterias, que se suman a otros cuatro que ya le pusieron cuando fue operado en Hueva.

Su salud es crítica y su familia está preocupada. Ahora mismo permanece ingresado y custodiado por la policía, pues sigue encontrándose en prisión preventiva hasta que todo se aclare.

Pero aquí no acaban sus problemas, a esto hay que añadirle que cuando su abogado acudió a verle tras la operación le entregó una denuncia que le ha interpuesto su ex, María Jesús Ruíz, por supuesta violencia doméstica. Esta denuncia no es la causa de su ingreso en prisión, sino un nuevo frente que se le abre y al que tendrá que hacer frente.