El presentador habla por primera vez de sus problemas con el fisco, que provocaron su infarto cerebral: «He tenido ganas de abandonar y de dejarlo todo».


Después de unas merecidas vacaciones, Jorge Javier Vázquez ha regresado a ‘Sálvame’. Y lo ha hecho haciéndose notar. En su esperado regreso a los platós de Telecinco, el presentador ha presumido de cuerpo y ha entrevistado, en bañador y cubriendo su figura con una camisa desabotonada, a su compañera Mila Ximénez, que ha vuelto al trabajo después de un verano centrada en su tratamiento contra el cáncer de pulmón que padece.

Así han sido sus vacaciones de verano: «Le he pillado el gusto al yate»

En un principio parecía que su encuentro con Mila en bañador formaba parte de algo puntual, pero lo cierto es que el de Badalona ha aguantado varias horas presentando el programa de esta guisa. «Estoy helado, pero he pasado un verano que para lo que me queda me quedo así», bromeaba. 

Pero a parte de la audiencia no le ha hecho demasiada gracia verlo conducir el espacio con un minúsculo traje de baño. Y muchos no han tardado en lamentar su aspecto en las redes sociales. «Que alguien le diga a Jorge Javier que no está bueno y deje de hacer el ridículo. Y el bañador es horrible» o «Jorge Javier Vázquez vuelve a «trabajar». Enseñando paquete, provocando, en horario infantil… ¿Todavía hay que seguir aguantando exhibicionismo» han sido algunos de los comentarios escritos criticando su ‘outfit’ en Twitter.

A Jorge Javier también le han llovido las críticas por algunos de los comentarios realizados  sobre sus lujosas vacaciones: «Le he pillado el gusto al yate, he utilizado varios yates este verano», admitía. «Siempre me da por largarme fuera de España. Este año, como está esto de la pandemia, dije: me quedo aquí y me lo gasto en España. Joder, la de hostias que me han caído».

[lista_enlaces]

«No debo absolutamente nada a Hacienda»

Jorge Javier ha presentado el programa como suele hacerlo: Relajado y haciendo alarde de su habitual humor negro. Ha sido al final del espacio cuando ha querido aclarar un tema del que se ha hablado durante el periodo estival. «Este verano una de las informaciones relativas a mí la publicó ‘Vox Populi’, que se hacía eco de una sentencia de febrero en la que se decía que la Audiencia Nacional rechazaba un recurso que yo había interpuesto contra Hacienda respecto a unas sanciones. La información fue correctísima y exquisito el trato, pero con estas situaciones siempre se convierte en el teléfono escacharrado».

«Para las personas que dicen ‘¡paga, paga!’ me gustaría decirles que espero que no se encuentren nunca con Hacienda porque para litigar con ellos siempre hay que pagar o avalar. No debo absolutamente nada a Hacienda. Eso lo quiero dejar absolutamente claro. Esas sanciones de dos años están recurridas en el Tribunal Supremo, o sea que no sé si ganaré o no. Pero cuando se recogen cierto tipo de informaciones se habla de las cosas que perdemos o que no ganamos. Precisamente ayer me llegó una notificación en el que siete años de sanciones el Tribunal me las ha declarado nulas. O sea que he ganado a Hacienda siete años de sanciones. Para que se recoja también».

[lista_enlaces]

«Empiezo a ver la luz tras un proceso muy complicado»

«Siempre que Hacienda aparece en tu vida siempre pierdes, porque aunque ganes tienes que entrar en dinámica de contratar a abogados, meterte en juicios… Lo peor que puede pasar en tu vida es que aparezca Hacienda. Es un tema que he tenido en silencio porque no quería compatirlo. Después de 10 años empiezo a ver la luz después de un proceso muy complicado», añadía. «Un día me gustaría sentarme y explicar lo que ha sucedido, porque han sido años en los que he tenido que luchar contra muchísimos sentimientos: rabia, frustración, muchísimo miedo, muchísima incertidumbre e incluso muchísimas ganas de abandonar y de dejarlo todo».

Aunque no ha revelado las cifras exactas que le reclamaba el fisco, el de Badalona ha aborado sin pudor de otros detalles de su larga batalla judicial, de la que nunca antes había hablado públicamente. «Gracias a mi trabajo soy de los que lo pueden contar. Tengo dos años en el Tribunal Supremo y he ganado siete años. En cuanto al IRPF, tributo al 48%, que es el tramo máximo en la Comunidad donde resido, que es la Comunidad de Madrid. Y creo que las rentas altas debemos pagar más impuestos. Y en estas épocas de crisis los que ganamos más debemos ser quienes arrimemos más el hombro», añadía.

«Con todo esto de Hacienda he pasado unos años de sufrimiento y muy dramáticos, porque no sabes a lo que te enfrentas y es el miedo a no saber qué quieren, a no saber qué va a pasar. Este tipo de temas me inquietan», revelaba. Y entonces, de manera inesperada, ha soltado una bomba que ha dejado a sus compañeros, y a la audiencia, con la boca abierta. En una conversación con su asesor financiero quiso saber en qué punto se encontraba su caso, a qué debía hacer frente exactamente. «Cuando me dijo a lo que nos estábamos enfrentando dije: qué barbaridad, de verdad, todavía… ¿Cómo puede ser esto? A las dos semanas me dio un ictus. Esto es así. Entré en una dinámica de bucle, de preocupaciones de no sé qué… que, a las dos semanas, pataplaf».

Tras realizar esta confesión y mostrar ante millones de espectadores su calvario económico y de salud, ha pedido «que me dejen un poquito en paz».