Jesulín de Ubrique afirmó que nunca ha visto el programa Gran Hermano, y por lo tanto tampoco la actuación de Belén Esteban en el programa en su versión Vip. Ese era precisamente el tema candente de la noche, pero él lo afrontó con valentía y respondió directamente a Jorge Javier Vázquez, su antaño enemigo debido a los programas de Aquí hay tomate y Sálvame

«Belén es una persona que ha pasado por mi vida, que tenemos una hija en común, y punto y final. La vida sigue. Yo a ella le deseo lo mejor y no le quiero buscar tres patas al gato. Yo no tengo guerras con nadie. Las relaciones se terminan y ya está», sentenció Jesulín de Ubrique.

Jorge Javier Vázquez le comentó que Belén había hablado muy bien de él en la casa de Guadalix: «Me parece fenomenal. Otra cosa no puedo decir», contestó Jesulín. El diestro hizo ver que no tenía noticia de la vida actual de la colaboradora, por supuesto nada del Migue, el novio de Belén: «No es que no sepa nada de ella. Quiero que sea feliz. Yo soy feliz en mi matrimonio, con mi mujer, en mi vida, con mis hijos, y por lo demás sigo para adelante. Cuando las cosas no funcionan, se terminan, y yo sigo para adelante. No puedo mirar para atrás. En esta vida estamos de paso y el bloquearte, frenarte… No miro para atrás ni para coger impulso. Si las cosas han pasado así, así tenían que ser, era mi destino«.

Jesulin de Ubrique

El diestro gaditano, que volverá a los ruedos este año, durante su intervención en el programa, al que acudió para dar una sorpresa a Alfonso, un amigo muy especial.

Tampoco eludió las preguntas sobre su matrimonio con María José Campanario y habló claro: «Habéis sido muy crueles con mi matrimonio. Habéis tirado a matar, ¿eh? El tiempo pone a cada uno en su sitio. Habéis dicho y hecho mil barbaridades. Lo importante ha sido la estabilidad que nosotros hemos tenido».

¿Os ha afectado la presión?, preguntó el presentador: «Sí, pero crisis no ha habido. Nunca se nos ha pasado por la cabeza separarnos, a mí por lo menos no, y a mi mujer creo que tampoco. Claro que discutimos, como cualquier matrimonio, a veces por una chuminada. Por ejemplo, cuando me dijo que quería estudiar una carrera en Oporto. Luego entendí que llevaba razón. De ella me gusta todo. Las reconciliaciones con María José son maravillosas, espectaculares«.

 Jesulín de Ubrique también aclaró algo sobre lo que se llevaba especulando un tiempo: si cuando tuvo el gravísimo accidente de tráfico, en 2001, María José Campanario vivía con él o no: «Mi mujer se dio a conocer por mi accidente de tráfico. De hecho, estaba conviviendo conmigo. Esa noche no iba conmigo en el coche de puro milagro. Yo empecé a salir con ella en abril o mayo de 2001. Cuando tuve el accidente estaba conmigo y con mi familia, y aquí estamos después de quince años». 

Jesulin de Ubrique

Jesulín de Ubrique se mostró relajado y de buen humor, en la misma silla que ocupó semanas antes su mujer, María José Campanario.