Jessica no ha querido comentar nada sobre el acuerdo  al que tiene que llegar con su ex, Kiko Rivera, sobre la manutención a de su hijo Francisco, de diez meses: «No quiero entrar en ningún conflicto y si alguien busca eso en mi no lo va a encontrar. Yo hago mi vida normal, intento buscar mi estabilidad junto a mi hijo y mi pareja y eso es lo que me importa, formar una familia. No voy a entrar en los temas relacionados con mi hijo porque es algo muy complicado y, además, hay un menor por medio».

La modelo tampoco quiere hablar sobre cómo es su hijo: «Prefiero que esté al margen de todo, pero está muy bien. He tenido la mejor maestra que es mi madre, me ha ayudado a tener la paciencia que hay que tener cuando eres madre.

Saint Patrick

La modelo lleva un tatuaje con el nombre de su novio en la mano izquierda.

Jessica ha perdido treinta kilos, de los 82 que llegó a a pesar en la recta final del embarazo a los 52 actuales «Creo que ya estoy bien para trabajar. Hago deporte pero con un bebé estoy todo el día corriendo. No me planteo irme fuera a vivir en estos momentos, pero me encantaría que me surgiera algo puntual porque iría y vendría sin problemas.. Tampoco descarto la interpretación»…

Totalmente enamorada de Jota Peleteiro, no quiere hacer referencia a sus antiguas parejas: «No me gusta comparar, pero he encontrado a alguien para el que soy lo más importante del mundo, así que, qué más puedo pedir. A su lado me siento muy especial»

A pesar de su fallida relación con Kiko Rivera y lo mal que ha terminado la historia, asegura: «No me arrepiento de las cosas, cuando tomo una decisión asumo las consecuencias. Mi bebé es lo más grande que tengo. El destino tenía preparado esto para mí y lo afecto. Prefiero no pensar si he acertado en no casarme, las cosas pasan por algo. Todo esto me sirve para madurar y para ser más responsable y cautelosa de lo que era».