Kiko, que no se separá de su chica, está impaciente por ver nacer a su primer hijo.