isabel-pantojaLa cantante ha estado trabajando con Juan Gabriel.

No se presenta un otoño fácil para Isabel Pantoja, quien ayer a su llegada al madrileño aeropuerto de Barajas intentó esbozar una sonrisa a los periodistas que la estaban esperando allí. La tonadillera regresa a España en una situación muy delicada, ya que tiene varios frentes abiertos, el más importante, que la fiscalía ha recurrido la sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga que la condenaba a dos años de cárcel y una multa de 1.147.148,96 euros por blanqueo de capitales. 

La Fiscalía del Tribunal Supremo, que ha interpuesto un recurso de casación ante la Audiencia Provincial de Málaga, pide ahora elevar la pena a 3 años y 3 meses de prisión, lo que podría suponer su ingreso en la cárcel, y que la multa sea de 2 millones de euros.

No es el único problema para Isabel, ya que su hijo está envuelto en una lucha por la custodia de su hijo Francisco con Jessica Bueno. Un asunto que resulta muy doloroso para la cantante, porque adora a su nieto y porque su hijo Kiko lo está pasando más.

La cantante, además, ha demandado a varios periodistas por sus comentarios en programas de televisión.