La cantante, que estaba muy seria, acompañada por su abogada, Graciela Otondo, tendrá que esperar la resolución del Tribunal Supremo ante el incidente de nulidad que ha presentado su defensa, alegando que cumple con los requisitos necesarios para que se suspenda la pena.