Hace siete días Irene Rosales anunció que era la nueva imagen de una conocida marca de bolsos. Estaba feliz e ilusionada con este proyecto que, a buen seguro, le habrá reportado grandes beneficios, sin embargo, no cuadraba que hubiera aceptado, ya que ella tiene precisamente un negocio de bolsos que lanzó el pasado mes de abril. Una tienda llamada Varoi y que, según hemos podido comprobar desde SEMANA, está abandonada a su suerte. Aunque el perfil de Varoi, nombre de esta tienda online de la que Irene es propietaria, sigue activo, lo cierto es que no publican nada desde el mes de mayo. La página web continúa en mantenimiento y ni siquiera contesta a los mensajes a través de los cuales se supone que venden sus productos. «Irene empezó con muchas ganas, pero no ha conseguido las ventas esperadas. Al final ha dejado que se desinfle y está centrada en otras cosas», comentan a esta revista.

Irene Rosales
Redes sociales

No hay equipo de Varoi que responda a ninguna de las peticiones de los clientes, lo que deja ver que Varoi cinco meses después de ver la luz está en stand by. Ni siquiera ella promociona ya estos bolsos, de hecho, tan solo publicita la nueva marca que la ha contratado para una campaña durante unos meses. Llama la atención que cuando no se han cumplido ni seis meses de su lanzamiento, este negocio esté parado y sin visos de retomarse. «No sabe si no era el momento o qué, pero estaba convencida de que gracias a las redes sociales iba a ir bien. Ha sido un golpe», cuentan. Irene puede que ahora esté atada de pies y manos debido al contrato que ha firmado con una conocida tienda de nuestro país y no pueda dar pasos hacia adelante con su tienda. Fuera de todo ello, tampoco ha logrado vender todos los bolsos que ella pensó en un principio, lo cual tampoco ayuda a seguir tirando de este negocio que no ha salido a flote.

«Será una tienda online de bolsos, un complemento ideal y muy necesario para las mujeres y muchos hombres, así que poco a poco iré subiendo todos nuestros productos. No sé el tiempo que durará está aventura, espero que mucho, pero lo que si estoy segura es de la ilusión tan grande que tengo«, dijo cuando inició este proyecto. Confiaba en que sus casi 700.000 seguidores le acompañaran en esa aventura, no obstante, solo 10.000 personas se convirtieron en followers de una tienda que ha dejado de hacer ruido poco después de nacer.

Irene Rosales
Redes sociales30

Su plena intención, según nos cuentan, era primero probar al público a través del mercado online para luego abrir una tienda, unos planes que no se han materializado. De momento, la empresa con la que gestiona todo sigue activa y es que fue fundada por ella hace aproximadamente cinco años. Tanto ella como su marido, Kiko Rivera, probaron suerte en el sector de la moda, pero a ninguno de los dos les ha ido bien. Cabe recordar que el DJ lo intentó con ‘Kantora is mine’ cuando inició la guerra con su madre, una marca cuyo nombre cambió pasados los meses por ‘Kmine’, pero que no ha resultado tan rentable como él pensaba. No ha logrado tener la acogida que imaginaba, al igual que le ha sucedido a Irene Rosales con su marca de bolsos.