Inma Cuesta está viviendo un momento muy dulce profesionalmente.
Inma Cuesta está viviendo un momento muy dulce profesionalmente.

Inma Cuesta ha sido una de las protagonistas de la presentación en el hotel ‘El Embajador’ de Santo Domingo durante la tercera edición de los Premios Platino, que se entregarán en Punta del Este (Uruguay) el próximo 24 de julio. La actriz ha recibido, además, la buena noticia, de que es una de las pre-candidatas al galardón por su papel en La novia de Paula Ortiz.

Además, es actualidad en estos días por ser una de las intérpretes de Julieta, la nueva película de Pedro Almodóvar, que formará parte de la sección oficial del próximo Festival de Cannes. La actriz está abriéndose camino a nivel internacional y, de hecho, acaba de estrenar en Argentina la película Koblic, que rodó junto a Ricardo Darín.

La actiz está pasando unos días en República Dominicana, ya que después de la gala se trasladó al hotel ‘Barcelo Bavaro Beach Resort’ antes de regresar a España, donde quería aprovechar para ver a su familia: “Hace un montón que no les veo”, nos comenta.

– Enhorabuena por esta prenominación a los premios Platino.

Teniendo en cuenta la cantidad de producciones que se han hecho en Hispanoamérica, es estupendo. Ya estuve nominada en la primera edición por Tres bodas de más -nos comenta a propósito de estos galardones que nacieron con la vocación de convertirse en los Oscar de los países iberoamericanos. Es muy importante que existan premios como este. Aunando fuerzas podemos posicionar a este cine y darle el nombre que se merece.

– Acabas de estrenar Koblic en Argentina, ¿qué nos puedes avanzar de esta película?

No he podido estar en el estreno, aunque sí la presentaré en el Festival de Málaga el próximo día 29. Estoy expectante por ver qué pasará. Las críticas han sido muy buenas y mi acento argentino del interior ha sido muy bien recibido, que es lo que más me preocupaba, así que estoy contenta. La película cuenta la historia de un piloto militar en la época de la dictadura argentina que se siente en la encrucijada de elegir entre su obligación profesional y sus cuestiones personales y humanas. En esa encrucijada decide no participar en lo que se conoció como los ‘vuelos de la muerte’, y se escapa al interior para que no se lo quiten de en medio. Es un thriller.

– ¿Cómo es tu papel?

Es un papel de reparto, de una chica que tiene una situación personal muy complicada, muy desgraciada. Mi personaje y el de Ricardo Darín son dos fugitivos, huyendo de sus situaciones. Se encuentran e intentan salvarse el uno al otro.

– ¿Cómo ha sido trabajar con Ricardo Darín?

Un regalo absolutamente. En este trabajo te encuentras a mucha gente de la que aprendes, maquilladores, eléctricos… Es un trabajo muy en equipo, algo que a mí me gusta mucho. Ricardo es de esas personas que quieres que vengan para quedarse, no solo trabajando, sino en la vida.

– En la prensa argentina han destacado que no tienes ninguna intención de marcharte a Hollywood.

Me encanta que hayan escrito ‘la chica Almodóvar que no sueña con Hollywood’. Siempre te preguntan como si fuera La Meca de un actor. Para mí nunca lo ha sido. Si viene un director y me ofrece un proyecto que yo pueda afrontar… Yo hablo un inglés medianamente bueno, así que estaría feliz. Sin embargo, mi meta no es irme allí ni perseguir a nadie para que me ofrezcan un personaje. No tengo ninguna intención. Quiero trabajar con directores que me permitan ofrecer cosas distintas de mí, arriesgarme, sentir que sigo aprendiendo, que me retan. El cine latinoamericano, que es en el que podría trabajar porque domino el idioma, es algo más cercano, con el que conecto más. Me parece que cuentan historias maravillosas, me encantaría recorrer América trabajando. Hollywood, si viene, bienvenido sea, pero yo no voy a buscarlo, también te lo digo.

– Antes de Hollywood está Cannes, con Almodóvar.

Creo que va a ser una experiencia inolvidable. Ir con Almodóvar son palabras mayores.

    Inma Cuesta dado su opinión con respecto a los rumores de una mala relación entre Adriana Ugarte y Emma Suárez.
Inma Cuesta dado su opinión con respecto a los rumores de una mala relación entre Adriana Ugarte y Emma Suárez.

– Parece ser que hubo un enfrentamiento entre las protagonistas de Julieta, Adriana Ugarte y Emma Suárez…

Es todo como muy de telenovela… Me he enterado de esta anécdota por la prensa. Ni lo sé ni lo he preguntado. A veces las cosas trascienden y toman una dimensión que seguramente no es real, no tenga esa importancia. He trabajado con ambas y son dos actrices maravillosas que se llevan estupendamente. Cualquier malentendido puede dar lugar a esto…

– ¿Cómo ha sido trabajar con Almodóvar?

Más allá de la leyenda de que es muy exigente, tengo que decir que en ningún momento me he sentido encopetada con él. He sentido que estábamos creando a la vez. Lo que más me ha sorprendido ha sido su sentido del humor. Con lo que he conectado con él, me he reído mucho pese a estar rodando una historia muy dramática y seca, como dicen. He disfrutado muchísimo.

– Has hecho papeles muy dramáticos como La novia y también comedias más ligeras como Tres bodas de más. ¿En qué registro te sientes más cómoda?

La comodidad no existe en este trabajo, por lo menos yo no la quiero. No deseo estar en ‘zona de comfort’. Cuando hay comodidad, uno no está aprendiendo. Necesito que me reten, que me pongan al límite de mis posibilidades para crear y dar distintos registros de mí. Sin este juego no me interesa.

– ¿Es más fácil olvidarse del trabajo al acabar de rodar si estás trabajando en un drama o en una comedia?

Hacer comedia es muy difícil, mucho más difícil que hacer drama, a pesar de estar menos reconocido. Si es cierto que físicamente cuando terminas de hacer una secuencia de La novia, después de haber deambulado por laberintos emocionales, una llega regular a casa. En Tres bodas de más una llega con otro recorrido físico, menos doloroso y llega a casa con ganas de todo. Difíciles son las dos cosas…

– Hay dos facetas tuyas que son menos conocidas, que cantas muy bien y que pintas. ¿Te gustaría desarrollar ambas facetas más?

Me gustan tantas cosas que cuando me preguntan por el futuro respondo que no sé qué voy a hacer de mayor, porque no siempre te ofrecen como actriz historias que te apetece contar. Estoy en un punto que no es fácil encontrar personajes femeninos que te levanten los pies del suelo. Tienes la opción de ponerte a buscar las historias o a escribirlas. Es complicado. No sé si voy a acabar plantando tomates, pintando y vendiendo mis cuadros no sé dónde, me encanta a fotografía. También me gusta escribir. Me encantaría hacer una película musical. Ya le he dicho a Javier Ruiz Caldera (director de Tres bodas de más) que le estoy esperando. La comedia musical aún no la he tocado. Si surgiera un espectáculo teatral que permitiera aunar ambas facetas, lo haría, pero una carrera musical como cantante son palabras mayores.

– En Hollywood hay un movimiento de actrices que reivindican cobrar lo mismo que los hombres. ¿Te sientes identificada con este movimiento?

Más que reivindicar doy mi opinión de las cosas sin ganas de buscar potencia ni nada. Aquello que pasó con unas fotos (protestó porque una publicación había retocado una imagen suya con PhotoShop) fue tremendo, ahora dicen que alguien ha hecho ‘un Inma Cuesta’. Así que pienso: “La que he liado sin enterarme”. En igualdad de condiciones no estamos, ni en este trabajo ni en ninguno. Tiene que haber igualdad económica y de todo tipo. No sé cómo puede hacerse y supongo que habrá quien tenga más datos. Seguro que si rascara, me enteraría de cosas, pero no lo he investigado. Intuyo que igualdad no hay.

    La película 'Julieta' estará presente en el Festival de Cannes.
La película ‘Julieta’ estará presente en el Festival de Cannes.

– ¿Habláis de estas cosas entre las actrices?

No se habla mucho. La gente tiene pudor para hablar de estas cosas. Es algo muy relativo, no hay un convenio que diga que un protagonista debe ganar tanto y un secundario tanto. Es algo muy relativo porque tú puedes estar en un momento profesional muy bueno y te ofrecen más.

– ¿Un trabajo como el tuyo te obliga a renunciar a muchas cosas de tu vida personal?

No. Siempre se saca tiempo para lo que quieres. Me siento muy afortunada por el trabajo que tengo, por las posibilidades de viajar, de conocer gente. Otros tienen trabajos mucho peores y no tienen posibilidades de estar con su familia porque trabajan de lunes a domingo o por lo que sea. Yo me desenvuelvo muy bien con mi espacio y mi tiempo.

– ¿Qué papel que ya esté rodado te hubiera gustado hacer a ti?

Muchos. Cualquier musical maravilloso, Cabaret, Chicago, Moulin Rouge

¿Qué queda de esa chica que estudiaba Arte Dramático?

Me gustaría pensar que queda mucho. Hace poco me hice esa pregunta y me dije: “Inmaculada…”. A veces cuesta trabajo mantener la raíz, sobre todo en un trabajo como este en el que te intentan colocar en sitios a los que tú no perteneces ni entiendes. Soy bastante de raíz y la intento mantener. La inocencia se pierde mucho, desgraciadamente. Cuando te dicen que los Reyes Magos no existen, es algo que no recuperas…