La infanta Elena ha reaparecido en un acto oficial en los premios del XXX Concurso de Pintura Infantil y Juvenil de Patrimonio Nacional para Centros Escolares.


La última vez que el rey Felipe VI confió en su hermana mayor para representar a la Casa Real en un acto institucional fue en junio de 2019. Desde entonces permanecía apartada de la esfera institucional. Han sido dos largos años de ausencia de la Infanta Elena como representante de la Casa de Su Majestad el Rey. Pero este martes se ha roto ‘la maldición’ y la madre de Froilán y Victoria Federica ha retomado su papel.

Este martes, la cuñada de doña Letizia ha presidido la entrega de premios del XXVIII edición del Concurso de Pintura Infantil y Juvenil de Patrimonio Nacional. Curiosamente, es el mismo acto de la agenda real en el que hizo aparición por última vez. Desde Zarzuela han considerado que la ocasión era perfecta para su regreso ‘oficial’.

Casa de Su Majestad el Rey

El palacio de El Pardo ha acogido la entrega de premios, que ha devuelto el protagonismo en la agenda real de la Infanta Elena. Ataviada con un traje de chaqueta blanco, destacaba su peinado, con el pelo liso. Muy distinto al ‘look’ que llevaba hace apenas 24 horas en el funeral de Carlos Falcó, oficiado hace 24 horas en la iglesia de San Francisco El Grande de Madrid. Allí se dejaba ver con el pelo al natural y con dominio absoluto de los rizos naturales de su cabello.

Casa de Su Majestad el Rey

A principios del pasado mes de mayo, la infanta Elena y su hermana, la infanta Cristina, viajaban a Abu Dabi para visitar al rey Juan Carlos. Lo hacían el pasado 6 de mayo y permanecerán en los Emiratos Árabes hasta este domingo. En los últimos años, Elena se ha convertido en el apoyo principal de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, a pesar de de las polémicas que amos han protagonizado.

Una renovada imagen de la monarquía

La prolongada ausencia de la hermana del Rey en la agenda de la Casa Real no es fruto del azar, sino consecuencia de una meditada decisión. En los dos últimos años, la estrategia de imagen de Zarzuela se ha centrado en impulsar la figura del Monarca y su esposa y a las hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, que cada vez adquieren más presencia en los actos institucionales de la Casa de Su Majestad el Rey. De manera paralela, el reinado de Don Juan Carlos queda de manera progresiva en un horizonte más lejano, dando así una imagen de renovación a la monarquía.