La modelo y Miss España del certamen de 1997, Ines Sainz, ha charlado en exclusiva con SEMANA un año después de confesar que tenía un cáncer de mama.


Inés Sainz ha aprendido que cuando te caes debes levantarte sin excusas, una premisa que ella ha llevado a cabo todos los días de su vida. Es una mujer luchadora, pero sobre todo valiente y así se hizo más que patente hace justo un año, cuando la Miss España del certamen de 1997 confesó públicamente que padecía cáncer de mama. Una enfermedad que no la ha amilanado ni un instante y tras la que incluso se ha reinventado a nivel profesional. Este martes 6 de octubre cumple 45 años curada y con una positividad que contagia con cada una de sus carcajadas, eso sí, no tendrá su cumpleaños soñado. 365 días después de que celebrara su gran día en una fiesta de pelucas SEMANA la ha entrevistado en exclusiva y han sido muchas las novedades que ha revelado a esta revista.

PREGUNTA: ¿Cómo estás?

RESPUESTA: Estoy fenomenal, parece ser que esto ya pasó. Sigo con pruebas y tengo que volver en octubre. Me están haciendo revisiones cada tres meses y yo creo que a partir del año son cada seis. Tienes que estar pendiente todo el tiempo…

PR: Hoy es tu cumple…¡Muchas felicidades!

R: 45 primaveras…Número redondo. Me han fastidiado porque quería pasarlo con mi madre y con mi hermano en Bilbao, pero con las restricciones es imposible. Me iré con mi hijo a comer y ya está.

PR: ¿Qué le pides al nuevo año?

R: Me encantaría recuperar nuestra vida anterior con nuestros problemas y nuestras miserias. Todo menos esto…

PR: ¿Ahora en qué proyecto andas inmersa?

R: Me he graduado como científica de datos. Ya lo tenía planeado independientemente del COVID…Quería hacer un cambio profesional porque yo soy muy friki de la tecnología y de la ciencia aunque no me pega nada, pero es así. A principios de este año quería hacer un cambio profesional y descubrí unos bootcamps de The Bridge que es como un entrenamiento intensivo para aprender profesiones digitales y me dio por la ciencia de datos. Es muy sacrificado porque son como unas 500 horas en 3 meses. Es como un máster que la gente hace en 9 meses, pues en tres meses.

Inés Sáinz
Cinematiza para Cottet

PR: ¿Ha sido muy duro?

R: Ha sido súper duro…Yo lloraba por las esquinas de la frustración, pero ya salió y ya lo terminé. Puedo contar datos, analizarlos, clasificarlos y hacer lo quiera con eso.

PR: ¿Hay mucho trabajo de eso?

R: Estoy empezando y como soy muy novata, poco a poco. Estoy haciendo el cambio y me estoy enfocando en clientes de perfil tecnológico, no tanto de la belleza y de la moda donde yo estaba especializada. Nunca dejas de aprender y yo de momento sigo estudiando y en contacto con mucha gente que me puede ayudar y, de momento, va bien. Estoy encantada con ello.

PR: Hace un año grabaste el vídeo más difícil de tu vida en el que confesaste que tenías cáncer ¿Qué balance haces con todo lo que has superado?

R: Con los testimonios de seguidores y seguidoras creo que ayudé a mucha gente que era la intención y con eso me siento muy contenta. La idea era exponerme que, dentro de lo que cabe, procuro ser muy discreta…Yo lo que quería era concienciar para que la gente fuera al ginecólogo y a las revisiones porque a mí me salvó la vida y la intención era esa. Contarlo un poco, contar el día a día porque por entonces yo no sabía lo que iba a pasar, no sabía si me iban a hacer mastectomía o no, si iba a tener quimio o no…Luego resultó mucho más leve precisamente por cogerlo a tiempo y lo volvería a repetir si fuera necesario.

PR: Cuando llega un tsunami de ese calibre…¿Qué lección se te queda?

R: Mi madre siempre me había enseñado a que las cosas sencillas son las más bonitas de la vida, no ha cambiado mucho. Sí que es cierto que cambias un poco tu forma de ser…Igual me he vuelto más exigente y protejo muchísimo a mi círculo, no dejo que entren personas extrañas.

Gtres

PR: ¿Te has dado cuenta de que eras mucho más fuerte de lo que podías llegar a imaginar?

R: Sí, yo no sabía que era tan fuerte . Hay veces que me sorprendo a mí misma y pienso no estaría nada mal que viniera alguien y me cuidara, aunque también es cierto que mi madre es igual de fuerte que yo. Al ser emprendedora vivo en la cultura de hoy me caigo y mañana me levanto. No te queda de otra. Hacer proyectos que les pones muchísima pasión e ilusión y luego no salen, ya son muchos años…Digo tengo un día malo y me digo a mí misma ‘me voy a dar este día que me merezco estar un poco menos guerrera’.