La pasada semana Imanol Arias y Ana Duato se pusieron en el ojo del huracán. Saltó a los medios de comunicación que Hacienda solicitaba 28 años de cárcel por un fraude cometido entre los años 2009 y 2015 y multas además de 16 millones de euros. Una complicada situación tras la que ha roto su silencio el actor, aunque en un principio se mostraba reticente a hacer ninguna declaración al respecto. Muy serio y con un look muy sport con el que quizá trataba de pasar desapercibido, el actor llegaba este fin de semana al aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, donde reveló cómo se encontraba después del escándalo.

«Estoy mal, lógicamente», dijo frente a las cámaras. Palabras que llegan después de que hace tan solo unos días su círculo confesara que Imanol consideraba que esta petición «era excesiva», ya que había devuelto gran parte del dinero hasta ahora defraudado. Se ha revelado que las cuotas defraudadas se dividen de este modo: casi tres millones de euros por parte de Imanol Arias y cerca de dos por parte de Ana. Y todos ellos procedentes de los ingresos que provienen de la serie que ambos han protagonizado en Televisión Española, ‘Cuéntame cómo pasó’. No obstante, esta situación podría tornar si se tiene en cuenta el dinero hasta ahora pagado como un atenuante, reduciendo así la pena impuesta a como máximo seis años.

De todos modos, el juicio deberá ser afrontado y, además, deberán asumir las multas impuestas a cada uno e intentar llegar a un acuerdo con la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado con el objetivo de no cumplir con la pena de prisión que tantos titulares ha copado.

Imanol Arias Ana Duato

Eso sí, a pesar de que los dos siempre han recalcado que no eran conocedores de tal fraude, Imanol se muestra receptivo a colaborar con la Justicia, tal y como se ha publicado. «Devolveré todo el dinero y cumpliré con todo lo que se me diga«, ha comentado Arias. La Fiscalía les acusó de haber evadido impuestos a través de un despacho de abogados que, supuestamente, se dedicaba a construir una estructura dedicada a ello.

Fue el pasado junio el mes en que la Audiencia Nacional propuso juzgar a 30 personas en el caso Nummaria, entre las que se encontraban clientes, abogados y tres sociedades cuyo fin era crear empresas para defraudar cantidades millonarias. Una circunstancia que todavía es peor para Fernando Peña, para el que la Fiscalía pide la mayor pena, pues era considerado como el cerebro de la trama. Él es el responsable del despacho y se le solicitan casi 300 años de cárcel por liderar la organización con la que se cometieron los delitos.

Muy incómodo

Imanol Arias

Sin embargo, Imanol trata de evitar cualquier escándalo que este polémico asunto pueda acarrear y así lo demuestra este vídeo, en el que se vislumbra que Imanol está incómodo después de todo lo sucedido. «No voy a hacer ninguna declaración. Si me lo permitís me dejáis ir tranquilamente y no perseguirme, no quiero montar el número«, decía a los reporteros que le esperaban después de que llegara de viaje.

Pero, ¿de qué manera ha podido hacer frente a una cantidad tan inaccesible para el resto de mortales? Vendiendo la mayoría de sus propiedades. «La gente me ha dado mucho y tengo una enorme deuda con ellos. Soy una persona que jamás ha eludido sus responsabilidades. He vendido todo para empezar de cero. Vivo como una pluma», comentó él mismo en el año 2017. Y es que poseía un total de 11 inmuebles entre casas, plazas de garaje y solares, aunque esta no ha sido su única táctica para pagar los más de cuatro millones que debían a la Agencia Tributaria. Multiplicar sus proyectos profesionales ha sido su otra técnica para poder evitar a toda costa su entrada en la cárcel y ponerse al corriente de todos sus pagos.

Otros famosos en el punto de mira

Ellos no son los únicos famosos que se han visto salpicados por casos similares. Kiko Matamoros, Javier Bardem, Arantxa Sánchez Vicario o Máximo Huerta son solo algunos de los rostros conocidos que han estado en el punto de mira por desacuerdos con Hacienda.