El propio Iker Casillas fue quien colgó la foto en su cuenta de Twitter, en donde publico el siguiente mensaje: «Primer paso de la recuperación: hoy me han quitado la escayola!. Feliz por ello y deseando estar con mis compañeros pronto», escribió.

La lesión se preodujo por una patada involuntaria del defensa madridista Álvaro Arbeloa al despejar un balón en el partido de vuelta de cuartos de final de Copa del Rey ante el Valencia.

Durante estos días de baja el guardameta madridista ha contado con los mimos y el apoyo de su novia, Sara Carbonero, con la que viajó a Tenerife hace unos días para celebrar el 29 cumpleaños de la presentadora. Iker y Sara ya viven en su nueva casa de la ñujosa urbanización La Finca, a las afueras de Madrid.

El portero madrileño fue operado hace diez días, guardó reposo en su domicilio y el pasado fin de semana viajó a Tenerife para pasar unas jornadas de vacaciones.