casillas1

Sara Carbonero ha sido su gran apoyo todo este tiempo.

iker y sara

Iker ha colgado esta fotografía en las redes sociales, en la que le vemos con Sara Carbonero, que luce ya un avanzado estado de gestación.

“Ocho meses sin jugar es mucho tiempo. Cuesta revivir las sensaciones y he estado un poco nervioso. Ha sido una etapa difícil para todos, también para mí, pero no pasa nada. Somos mayores y lo que ha pasado, pasado está. Hay que pensar en el futuro, que eso es lo importante”, declaraba el futbolista hace tan solo unos días.

Efectivamente, Iker Casillas ha pasado unos meses muy difíciles en el Real Madrid, por su lesión en la mano, de la que tuvo que ser operado en enero, y por las desavenencias con el anterior técnico, Mourinho. Ahora, después de hacer un gran partido en la Liga de Campeones ante el Copenhague, parece haber recuperado el favor de su público y del nuevo entrenador del equipo blanco, Carlo Ancelotti.

En todos estos meses, Iker, con toda la discreción que ha podido, ha mantenido un enfrentamiento con sus padres por controlar su sociedad Ikerca S.L. En enero pasado, revocó, según consta en el registro mercantil, los podres a sus padres, José luis Casillas y María del Carmen Fernández. Y planeó entonces la amenaza de una demanda millonaria, según ha publicado el diario El País.

Esa sociedad, destinada a gestionar el patrimonio de Íker y su imagen, tenía un capital de 13.126.299, 38 euros y finalmente ha llegado a un acuerdo por el que el portero ha dado a sus padres 5 millones de euros y algunas propiedades inmobiliarias. Atrás quedan meses de gran tensión y ahora habrá que ver en qué estado han quedado las relaciones familiares.

Posiblemente, el nacimiento del hijo de Iker y Sara Carbonero a finales de año servirá para unirles. Ya se sabe que el bebé nacerá en la Ruber Internacional, como las hijas de los príncipes de Asturias, y que la periodista será atendida en el parto por la doctora Elena Carrillo.