Irene Rosales se ha visto salpicada en el conflicto familiar de los Pantoja por la polémica fiesta de la boda de Anabel Pantoja.


La polémica fiesta de la boda de Anabel Pantoja y Omar Sánchez sigue dando mucho de que hablar. El hecho de que Kiko Rivera e Irene Rosales decidieran no acudir a la celebración se ha convertido en una de las noticias más leídas y más perseguidas. Algo que no le está haciendo ni pizca de gracia a la que fuera colaboradora de televisión. Irene Rosales, que quiere mantenerse alejada de cualquier conflicto familiar con los Pantoja, está intentando que se le desvincule completamente de todos ellos. No quiere entrar en ninguna disputa y busca estar al margen. Por eso, ya harta, ha hecho un llamamiento público para que a ella no le pregunten más por ningún miembro del Clan Pantoja.

Irene Rosales no quiere verse en medio de los problemas familiares de los Pantoja

Hay que recordar que Irene Rosales dejó su puesto de trabajo como colaboradora en ‘Viva la vida’ debido a la presión mediática a la que se había visto sometida por ser «familia de». Algo que ella mismo desveló, completamente devastada. La sevillana no quiere seguir en el centro de las polémicas familiares. Así mismo lo ha revelado al verse juzgada por no contestar a los medios de comunicación que se encuentran en las inmediaciones de su casa de Castilleja de la Cuesta: «Quiero aclarar que yo no me niego a hablar con la prensa respecto al tema de por qué no he ido a la boda. Ya lo dije y creo que es algo fácil de entender», comienza diciendo.

«Tan solo le dije a los compañeros que estaban en la puerta de casa que no voy hablar del tema que haya familiar porque si en su momento me fui de un programa en el que me han tratado de maravilla por no tener que dar explicaciones y no verme metida siempre en medio, no voy a dar ahora explicaciones a los compañeros que están en la puerta de mi casa», ha continuado explicando. «Entiendo perfectamente su trabajo, pero creo que también deben entender mi postura».

Redes sociales

La sevillana aclara que no está huyendo de nada, pero que quiere desvincularse completamente de la guerra mediática entre ellos

A pesar de estas palabras quiere dejar claro que no está huyendo «de nada, y siempre he contestado a todo sin problema pero de un tiempo a aquí, al estar mal yo psicológicamente decidí tomar esa decisión«, ha sentenciado Irene Rosales. La que fuera colaboradora de televisión ha dejado claro que quiere evitar estar en el centro de cualquier conflicto familiar de los Pantoja. No puede más.

Y lo cierto es que la guerra mediática entre el clan Pantoja no ha hecho nada más que empezar. Ahora comienzan a avivarse los conflictos familiares, que hace unas semanas parecían que se habían olvidado. Todavía nos queda mucho por ver.