Harry de Inglaterra, loco por la velocidad: piloto de coches, de aviones…

El príncipe Harry es un consumado deportista, lo mismo esquía, que juega al rugby, monta a caballo… Pero por encima de todo, el hijo menor de Carlos de Inglaterra es un enamorado de la velocidad y un experimentado piloto, que lo mismo se pone al volante de un coche de clásico que toma los mandos de un avión de combate de la Segunda Guerra Mundial.

 

harry de inglaterra piloto

Harry al volante de un Jaguar F-Type en el Circuito Goodwood Motor en Chichester.

Algo que ha tenido ocasión de demostrar este fin de semana, en su visita al sureste de Londres. Allí, Harry se acercó hasta el Circuito Goodwood Motor, en Chichester, para probar de primera mano qué se siente al conducir dos espectaculares coches de lujo: un Aston Martin DB4, que se comercializó entre los años 1958 y 1963 y un fabuloso Jaguar F-Type, mucho más moderno, de color rojo.

harry de inglaterra piloto

El hijo menor de Carlos de Inglaterra también probó un Aston Martin DB4.

Pero sin duda lo mejor del fin de semana llegó cuando Harry se acercó hasta la Academia de Vuelo Boultbee en Goodwood, en West Sussex, para inaugurar un acto muy especial: el proyecto de la Beca de Vuelo Spitfire.

Una iniciativa enfocada a exmilitares, hombres y mujeres, que forma parte del Fondo Endeavour, creada por la Fundación de los Duques de Cambridge en 2011, y de la que forma parte Harry. Su objetivo, ayudar a los antiguos soldados heridos o enfermos a través de retos físicos que los obliguen a superarse.

De hecho, este verano, un grupo de seis candidatos será elegido para comenzar el entrenamiento de vuelo que emulará al de los pilotos de la Segunda Guerra Mundial piloto. El cursillo acabará con un vuelo en solitario en un Spitfire, un monoplaza usado por la RAF (Royal Air Force), las fuerzas aéreas británicas, en la Segunda Guerra Mundial, coincidiendo con el  75 aniversario de la Batalla de Inglaterra, en septiembre de 2015.

harry de inglaterra piloto

En la Academia de vuelo Boultbee de Goodwood se subió a un Spitfire.

La beca está inspirada en la figura de Douglas Bader, quien a pesar de perder las dos piernas en un accidente en 1931, consiguió convertirse en un piloto laureado en la Segunda Guerra Mundial.

Harry no pudo resistirse, y en su visita a la Academia de vuelo se subió al mítico Spitfire, e incluso tuvo ocasión de conversar e intercambiar impresiones con algunos veteranos de guerra que se dieron cita en el acto.

No hay que olvidar que el nieto de la reina Isabel es oficial del ejército, tiene el grado de capitán e incluso pilotó helicópteros de guerra en Afganistán.

harry de inglaterra piloto

Hay que recordar que Harry fue piloto de helicóptero en Afganistán.