Ante los focos, Halle Berry  y Gabriel Aubry parecían la pareja perfecta. Durante cinco años mantuvieron un sonado romance que terminó en 2010, fruto del cual nació la pequeña Nahla. Sin embargo, la actriz y el modelo mantuvieron una relación totalmente tormentosa. Los últimos documentos que han salido a la luz arrojan trato vejatorio por parte del canadiense y episodios racistas. 

Halle Berry le copia el tatuaje a Lady Gaga y las redes enloquecen

El medio estadounidense ‘Radar Online’ ha desvelado nuevos detalles del juicio, que tuvo lugar en 2011, por la custodia de la hija que tienen en común. «Después de los seis primeros meses de nuestra relación, nuestra vida sexual disminuyó y más adelante ya solo hacíamos el amor menos de tres veces al año», confesaba la actriz. 

Explicaba que tuvieron que acudir a terapia de pareja para intentar solucionar sus problemas. Halle Berry recalcaba que el modelo no «aceptaba sus responsabilidades por este tema. En su lugar, optaba por criticar mi cuerpo de una manera muy degradante para las mujeres». Añade que Aubry no reconocía que su hija fuera mestiza.

Halle Berry: su impactante escote, espléndida a los 51

Durante el juicio, Halle Berry señaló que su expareja le había confesado que durante años había mantenido una relación incestuosa con un miembro de su familia. También recalcaba que el canadiense se encontraba haciendo frente a una depresión y tenía fobia social. Unas declaraciones tras las cuales, este interpuso una denuncia por desvelar información referente a su intimidad.

El juez determinó, finalmente, que la actriz debía cumplir con una manutención de más de 14.000 euros al mes por la hija que tienen en común.