Esta es la tercera visita de Guillermo y Máxima a estas islas, una gira rodeada de exotismo que les ha permitido escapar por unos días del frío otoño de su país. La primera vez que viajaron a la zona fue en 2002, poco después de su boda, y volvieron hace dos años, todavía como príncipes herederos, acompañando a la entonces reina Beatriz. Recordemos que los holandeses colonizaron las islas en el siglo XVII.

Guillermo y Máxima en CuraçaoEn las Antillas holandesas, la reina Máxima ha lucido toda una colección de pamelas, sombreros y tocados.

Los reyes de Holanda han tenido una cordial y calurosa acogida en cada un de las etapas de este viaje. Además de los actos institucionales con las autoridades de estas bellas islas caribeñas, Guillermo y Máxima han visitado colegios, hospitales y granjas especializadas en explotaciones ecológicas, han participado en festivales musicales y en actos con los más jóvenes.

Guillermo y Máxima en St. EustatiusDurante su visita a un colegio en St. Statius, la soberana holandesa derrochó simpatía y naturalidad.

Ni el calor ni la apretada agenda lograron borrar la sonrisa de Máxima. Fiel a su estilo, la reina ha optado por vestidos con largo por encima de la rodilla en tonos pastel o colores vivos. Los tocados son un complemento indispensable en sus looks y en este periplo caribeño ha hecho una auténtica exhibición de sombreros diseñados por Fabienne Delvigne, que también tiene como clientas a la reina Matilde de Bélgica (una de las mejores amigas de Máxima), a la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo y a su nuera, Stephanie.

Guillermo y Máxima en St. MarteenPara asistir a un festival en la isla de St. Marteen, Máxima combinó su traje de noche con un aderezo de diamantes y aguamarinas.

El final del viaje a las Antillas holandesas, sin embargo, no supondrá el regreso a casa para Guillermo y Máxima, quienes partirán desde Aruba al destino de su nuevo viaje oficial, una maratón de dos días que les llevará a Colombia y venezuela los días 22 y 23 de noviembre.

Guillermo y Máxima en BonaireSimpática imagen de la reina Máxima, que suele desplegar todo su encanto con los más pequeños, en Bonaire.