Guillermo y Máxima, así son los futuros reyes de Holanda

Máxima, que nació en Argentina el 17 de mayo de 1971 (pronto cumplirá 42 años), en el seno de una familia adinerada, es la mayor de cuatro hermanos, si bien tiene otros tres fruto de un primer matrimonio de su padre, Jorge Zorreguieta. Éste, ministro de Agricultura en el gobierno del dictador Videla, fue el único obstáculo que encontró el Parlamento holandés a la hora de dar su consentimiento para su boda con el heredero, y aunque finalmente la unión fue aceptada, los antecedentes políticos del señor Zorreguieta le impidieron estar presenta en la boda de su hija, que siguió junto al resto de la familia desde un hotel en Londres.

Máxima, que aceptó este hecho con gran responsabilidad, no pudo reprimir las lágrimas durante la ceremonia, lo que no hizo sino acercarla aún más a los holandeses, que inevitablemente la comprendían. Esa fecha, casi mágica, fue el inicio, no solo de una historia de amor y complicidad con su particular príncipe, sino también con su nuevo país. 

Guillermo y Máxima de Holanda con sus hijas

Los todavía príncipes de Orange con sus tres hijas, Amalia, Alexia y Ariane, de nueve, siete y cinco años. 

Máxima, que es licenciada en Ciencias Económicas y ha trabajado en empresas de Nueva York y Bruselas, asumió sus nuevas funciones institucionales con gran naturalidad. Lo primero que hizo fue aprender el idioma de su país de adopción, el complicado neerlandés, un detalle que encandiló a todo el mundo. Después, Máxima ha representado su labor a la perfección, acompañando al príncipe Guillermo y a la Reina en numerosos actos, y ejerciendo un papel activo en causas benéficas. 

El año pasado, al cumplir su primera década como princesa, le dedicaron una exposición en el palacio Het Loo, en Apeldoorn, una muestra más del cariño que sienten por ella. Además, el nacimiento de sus tres hijas: las princesas Amalia, Alexia y Ariane, de nueve, siete y cinco años, culminó la felicidad de los príncipes de Orange, que en tres meses serán investidos (en Holanda no hay ceremonia de coronación) como Reyes de los Países Bajos en una solemne ceremonia que se celebrará en Ámsterdam. Máxima ha tenido una gran maestra en su suegra, la todavía reina Beatriz, con la que mantiene una absoluta confianza, y quien seguirá apoyándola, eso sí, ahora en un más cómodo segundo plano.

Guillermo y Máxima de Holanda

Guillermo y Máxima, que se casaron el 2 de febrero de 2002, se conocieron en la Feria de Sevilla en 1999. 

Por su parte, el príncipe Guillermo Alejandro, será el primer varón que reine en Holanda en más de cien años, rompiendo la tónica femenina que ha marcado la vida de la familia real, y del propio país, a través de las reinas Guillermina, Juliana y Beatriz, ésta última, feliz y orgullosa de dar a la Corona un sucesor con los valores y las cualidades de su primogénito, que accederá al trono con 45 años.
Guillermo Alejandro de Holanda, príncipe de Orange-Nassau, título histórico reservado al hijo mayor del Monarca, nació el 27 de abril de 1967 en el Hospital Universitario de Utrecht (Holanda), y aunque pasó su infancia en el castillo de Drakensteyn, en 1981 se trasladó con la Familia Real a La Haya. Cuatro años después, obtuvo el título de Bachiller Internacional en el Atlantic College de Llantwit Major, en Gales (Reino Unido), y desde los 18 años es miembro del Consejo de Estado. Licenciado en Historia por la Facultad de Letras de la Universidad de Leyde, es capitán de navío, coronel de Infantería y coronel de la Fuerza Aérea tras completar su formación militar en los tres ejércitos.

Conocer a Máxima Zorreguieta cambió su vida y le convirtió en un hombre optimista y feliz, posiblemente contagiado por la frescura y espontaneidad de su esposa. La pareja se conoció en la Feria de Abril de Sevilla, en 1999, y cuentan que lo primero que le dijo la simpática argentina fue que no sabía bailar y que parecía un palo de lo tieso que estaba… Lo cierto es que la chispa fue inmediata, de hecho, solo unos meses después se presentaban como novios, y el 30 de marzo de 2001 la Casa Real de los Países Bajos anunció un compromiso de boda que se materializó once meses después. Desde entonces, los príncipes de Orange forman una pareja perfectamente cómplice en sus tareas institucionales, y un matrimonio ostensiblemente feliz junto a sus tres hijas.
Solo una tragedia ha ensombrecido sus vidas en los últimos tiempos: el accidente de esquí que mantiene en coma al príncipe Friso desde hace casi un año.

Guillermo y Máxima con la reina Beatriz de Holanda

Guillermo y Máxima, con la reina Beatriz en su reciente viaje oficial a Brunei.