Guillermo de Holanda, muy “espacial”