Chabelita Pantoja y Gloria Camila son más amigas de lo que parece y juntas pasaron un Halloween que daba miedo…

gloria-camila
Gloria Camila y Chabelita Pantoja han pasado juntas este Halloween… ¡Qué miedo!

Chabelita Pantoja y Gloria Camila son las retoñas de unas sagas artísticas que no van a tener continuación. Porque lo de Kiko Rivera, que me perdonen, no es cantar. Sus madres eran la gloria del arte de España, unas palabras que Rocío Jurado dedicó a Lola Flores que les encajan también a Isabel Pantoja y a ella, que eran capaces de remover las esencias atávicas de un país que se resiste a que muera la copla (aunque lleva muchos años en cuidados intensivos). Ellas son dos chiquitas rebeldes porque el mundo les hizo así. Poco más.

Rocío Jurado e Isabel Pantoja eran, por lo visto, buenas amigas, pero a mí y a casi nadie nos consta. No hay apenas documentos gráficos de sus encuentros y no pisaron juntas jamás un escenario. Posiblemente por divismo o por una rivalidad folkie que es de otro tiempo (hay leyendas urbanas, rumores, en los que no voy a entrar). En una ocasión que le preguntaron a la intérprete de ‘Se me enamora el alma’ por qué no cantaba con la Juri y ella dijo, enrevesada a más no poder: «el ‘no’ no lo tiene». ¿Cómo te quedas?

rocio-jurado
Rocío Jurado no llegó a cantar nunca con Isabel Pantoja y a esta no se la vio visitarla cuando estaba enferma, aunque, al parecer, hablaban por teléfono.

Murió Rocío Jurado y se apagaron tres pianos de golpe. Los de su garganta. Y nos quedó Isabel, que se pasea por el escenario como nadie, pero que a mi corto entender, está muy lejos del portento de la cantante de ‘Como las alas al viento’. Isabel Pantoja comenzaba también un calvario que daba para un temazo de León y Quiroga y ahora saca un disco que requeriría una ouija para preguntarle lo que piensa de él su artífice, Juan Gabriel. Su vuelta a los escenarios va a ser como una peregrinación a Lourdes y los pantojistas están a punto de vivir una nueva epifanía. Volver.

 

mila-isabel-y-encarna-1280x830
Isabel Pantoja, a quien vemos con Mila Ximénez y Encarna Sánchez, queda como la última grande de la copla, un género que otros artistas han retomado pero desde perspectivas más sofisticadas, pero alejados, quizás de la esencia del mismo.

Como decía, nos quedan sus hijas, que son súper-amigas. ¿Y qué tienen que aportar? Declaraciones, titulares, movidillas… Que ya es bastante, cariños. Chabelita intentó ser ‘it-girl’ y se quedó en ‘girl’, y Gloria Camila abrió una tienda, suelta escupitajos dialécticos a los micrófonos y se resiste a ser ‘celebrity’. De Rocío Carrasco no voy a hablar para que no digan que le tengo manía, pero os podéis leer toda la bibliografía en este blog

A mí me encanta que sean amigas, que se haya producido el acercamiento entre dos apellidos que parecían estar a matar (aunque no lo estaban) y que vivan como les sale del moño, sin importarle lo que digan de ellas, porque lo que opinen los demás está de más (qué gran letrista era José María Cano, ¿eh?).

gloria-camila
Gloria Camila es una chica ‘muy flamenca’ y eso me encanta.

Como a mí siempre me gusta decantarme, porque el mundo se divide entre los que seguían a Pantoja o a la Jurado, los de Paulina o los de Thalía, los de Arantxa o los de Conchita, me quedo con Gloria Camila o Gloria Camorra, gran sobrenombre acuñado por ‘Cazamariposas’. Es más dura, implacable y no conoce el significado de la palabra ‘diplomacia’. Chabelita, que también me cae guay, advierto, es más de la escuela de su madre, fría como el bisturí de un cirujano plástico (le tomo prestadas estas palabras a Fabio McNamara), dice sin decir, insinúa, y cuando ataca lo hace sin que se le mueva la pestaña.

De todas formas, para qué elegir si se pueden tener las dos… ¡Viva, vosotras!

chabelita
Chabelita Pantoja se me antoja más fría y calculadora.