Gloria Camila no puede pedir más. La hija de José Ortega Cano y Rocío Jurado está disfrutando de la Feria de Abril junto a su pareja, Kiko, que es la primera vez que pisa el Real. Allí, ha sido pregutanda por cómo le va todo, a lo que ella ha contestado feliz, ya que no puede pedirle más a la vida.

Sin embargo, hay un tema que aún no le permite estar feliz al completo, puesto que aún no se ha resuelto la construcción del museo de su madre, una causa por la que está luchando. Además, Gloria Camila trata de esquivar las preguntas relacionadas con este tema.