Georgina Rodríguez y Elsa Pataky calientan las redes en bikini en pleno mes de enero

Qué mejor manera de hacer subir la temperatura en el crudo invierno de enero que posar en bikini. Georgina Rodríguez y Elsa Pataky saben cómo hacerlo y no dudan en caldear el ambiente en las redes sociales con fotografías de lo más hot

Georgina Rodríguez se ha acostumbrado a convertirse en protagonista y a arrasar siempre que sube una imagen a Instagram. Su legión de seguidores no pierde detalle de todos sus pasos, pero el interés crece sobremanera cuando la de Jaca comparte alguna publicación mostrando su estilizada silueta. Esto es lo que ha sucedido este fin de semana, cuando esta imagen suya en bikini ha conseguido acumular más de 1 millón de ‘likes’. Poco le han importado las bajas temperaturas existentes en Italia.

En ella aparece tumbada sobre una hamaca tomando el sol, presumiblemente en el jardín de su mansión en Turín. El reflejo de la mampara que da acceso a la vivienda permite vislumbrar el curvilíneo cuerpo de Georgina Rodríguez. Instantes después ha colgado otra ya de pie, volviendo a reflejarse en el espejo y en la que se aprecia su atlética figura. Una instantánea que esta vez ha conseguido menos ‘likes’, pero que ha desencadenado también una lluvia de comentarios.

El cuerpazo del desnudo al desnudo

No es la primera vez que la vemos en bikini durante estas navidades. El último día de 2018 eligió una foto suya en bikini dentro de un jacuzzi para despedir el año. Sus festejos han estado marcados por el largo viaje a Dubai que ha protagonizado. Georgina ha acompañado a Cristiano Ronaldo hasta el emirato árabe para recoger el Globe Soccer Award que le acredita como mejor jugador del año. Allí acaparó todas las miradas gracias a su look a lo princesa de Aladdin.

También en un jacuzzi ha caldeado la temperatura Elsa Pataky. La española ha desafiado al frío polar de Montana y se ha colocado el bikini en pleno mes de enero. Lo ha hecho durante su viaje de Navidad junto a Chris Hemsworth. Ambos han disfrutado de un baño termal a la intemperie. Una manera de entrar en calor y relajarse, eso sí, solo apto para valientes, sobre todo cuando se sale del agua.