Francisco no se rinde y sigue queriendo que su hija viva con él.