Es mucho lo que Francisco Rivera Ordóñez ha puesto en la balanza para conseguir que la jovencita pueda irse a vivir con él y su pareja a Sevilla, según parece a petición de la propia Cayetana: su retirada de los toros, que anunció tan sólo una semana después de lo que lo hiciera su hermano Cayetano Rivera, debe atribuirse a su deseo de iniciar un tiempo nuevo en su vida, que quiere dedicar íntegramente a su hija Tana, a aumentar la familia con su pareja Lourdes Montes, de 28 años, y a sus numerosos proyectos empresariales.

Fran,-Lourdes-y-Cayetana-fin de semana en Sevilla

Francisco Rivera y Lourdes Montes con Cayetana, de 13 años, que el primer fin de semana de diciembre volvió a reunirse con ellos en Sevilla.

Este nuevo encuentro con su hija en Sevilla, se produce después de una escapada turística a Nueva York y tras haberse reencontrado Francisco Rivera en los juzgados con su exmujer, Eugenia Martínez de Irujo. Ya se han producido las declaraciones de Fran y Eugenia, los dos se han sometido a las pertinentes pruebas psicológicas que forman parte del informe que el juez tendrá en cuenta antes de pronunciarse sobre el cambio de custodia de su hija, Cayetana. Tanto Francisco como la duquesa de Montoro mantienen una aparente calma a la espera de que se emita sentencia respecto a la demanda del torero.

Lourdes-y-Cayetana-en Sevilla

Loudes Montes estuvo pendiente de Cayetana Rivera, la hija de su novio, que se ha lesionado la pierna derecha, que lleva inmovilizada.

No son tiempos fáciles para Francisco Rivera Ordóñez, que ha visto como una de las separaciones más amistosas de la historia se tornaba en una relación fría y distante, y como se enturbiaban sus antes excelentes y estrechas relaciones con la duquesa de Alba, su exsuegra y abuela de su hija. El torero y empresario cuenta con el apoyo de sus dos amores, Lourdes y Cayetana, a las que dedica todos sus momentos de ocio, en fechas previas a las navidades, una festividad de carácter marcadamente familiar que este año se presenta como una nueva prueba a superar en estos delicados momentos de sus relaciones con la madre de su hija.