La actriz ha recordado el cuerpo que tenía antes de quedarse embarazada con nostalgia, pero ha querido dejar claro que está feliz con su panza.


Paula Echevarría está viviendo una de las etapas personales más increíbles de su vida. El pasado mes de septiembre anunciaba a través de las redes sociales que estaba esperando su primer hijo en común con Miguel Torres. Meses después hacía público que se trataba de un niño, al que iban a llamar Miguel Jr., como su padre. Este pasado miércoles, precisamente, sorprendían a la actriz con una ‘baby shower’ ante la llegada inminente del pequeño.

Pues bien, ahora, unos meses después, cuando Paula Echevarría se encuentra en el octavo mes de embarazo, la actriz ha dado un cambio a su vida. No solo porque las circunstancias por el Covid-19 han hecho que no pueda salir de su casa todo lo que le gustaría, sino que su físico ha dado un cambio de lo más radical. Ella lleva semanas subiendo fotos antiguas, la mayoría de ellas se las hizo antes de saber que estaba esperando a su primer hijo. En una de las fotos que ha compartido durante los últimos días en sus redes sociales, Paula aseguraba que echaba mucho de menos viajar, el verano, el mar y el cuerpo que tenía cuando lucía bañador.

Sin embargo, la actriz no ha querido dar lugar a malentendidos y aseguraba que no podía estar más feliz con su barriguita de embarazada y de todo lo que conlleva su estado. «Echo de menos el #Cuerpin (estoy feliz con mi panza, que conste en acta… De hecho no entiendo que de todo lo que digo, muchas solo os quedéis con eso, quizás le dais más importancia que yo en el fondo)», decía rotunda.

Paula Echevarría echa de menos su «cuerpín»

© Redes sociales.

Aunque está inmersa en una rutina de alimentación equilibrada y ejercicio adaptado a su estado, Paula Echevarría no ha podido evitar coger los kilos propios que se cogen cuando estás embarazada. Aún así, Paula prefirió poner pie en pared desde el principio para que no se repitiera el mismo patrón de su primer embarazo. Y es que la actriz ya comentó que durante el embarazo de su hija Daniella su cuerpo experimentó un cambio muy llamativo. De hecho, si echamos la vista atrás a 12 años, vemos a una Paula Echevarría muy diferente, a la que el embarazo le hizo coger unos kilitos de más y a estar más hinchada.

Lleva meses inmersa en una rutina deportiva adaptada a su estado

Pero la asturiana quería llevar su segundo embarazo de una manera diferente y seguir una rutina que le permita mantener la forma. Por este motivo, no solo está cuidando la alimentación, sino que se ha puesto en manos de una entrenadora personal especializadas en embarazos. Una persona acude varios días a la semana a su casa para entrenar junto a ella y después hacerle algunos masajes drenantes para evitar la retención de líquidos.

© Redes sociales.

Repasamos algunas de las instantáneas que ha compartido Paula Echevarría en las últimas semanas, donde recuerda algunos de los momentos que vivió antes de saber que estaba embarazada. Nosotros la vemos estupenda ahora y antes, pero a pesar de las críticas que ha recibido, ella ha asegurado que no puede estar más feliz con su barriguita de embarazada: