Acompañado por su padre, José Verdasco, el deportista llegó al Tanatorio madrileño de San Isidro donde se reunió con Ana Boyer, Tamara Falcó e Isabel Preysler. Fernando se mostró triste, pero firme para convertirse en un apoyo para la familia de su novia y la propia joven en estos momentos de tremendo dolor y desgarro.

  EL TENISTA FERNANDO VERDASCO CON SU PADRE JOSE VERDASCO EL TANATORIO POR LA MUERTE DE MIGUEL BOYER 30/09/2014 MADRID

Serio y preocupado, Fernando Verdasco llega al tanatorio madrileño de San Isidro en el coche que conducía su padre, José Verdasco.

La profesión de Fernando Verdasco impone continuas separaciones a la joven pareja, algo que los dos sabían y habían aceptado desde el comienzo de su relación,en el verano de 2013, pero en las ocasiones importantes los dos son una piña indestructible. Para reconfortarla en su enorme pérdida, Fernando Verdasco hizo ejercicios de malabarismo con las conexiones de las líneas aéreas internacionales de medio mundo para estrechar la mano de Ana en estos momentos de hondo pesar y darle todo su apoyo a la hija de Isabel Preysler, que se refugia en su círculo más íntimo.

TAMARA FALCO Y ANA BOYER EN EL TANATORIO POR LA MUERTE DE MIGUEL BOYER 30/09/2014 MADRID

Tamara Falcó y Ana Boyer en el tanatorio madrileño donde se había instalado la capilla ardiente de Miguel Boyer, poco antes de su traslado al Cementerio donde se le enterraría en la intimidad.

  EL TENISTA FERNANDO VERDASCO CON SU MADRE EN EL TANATORIO POR LA MUERTE DE MIGUEL BOYER 30/09/2014 MADRID

Fernando Verdasco seguido por su madre, a su entrada en el Tanatorio, donde se reencontró con Ana Boyer en unas circunstancias tristes y dolorosas para su novia.