Como todos los turistas que viajan a Bangkok acudieron a visitar el impresionante templo Wat Pho, el más antiguo y grande de la ciudad, construido en las orillas del río Chao Phraya, en el siglo XVI. En él se encuentra el gran Buda Reclinado de cuarenta y seis metros de largo y quince de alto, el más grande en esa posición de Tailandia y totalmente recubierto de pan de oro. También conocieron el centro para la enseñanza y la  conservación de la medicina tailandesa tradicional, incluido en Wat Pho, y acudieron luego al cercano Palacio Real, que visitaron descalzos como mandan las normas budistas.

Felipe y Matilde Buda-reclinado

Los duques de Brabante ante el Buda reclinado, de 46 metros de largo y 15 de alto realizado en pan de oro. 

Como sucede en estos viajes oficiales, se establecen programas paralelos para los príncipes. Así, mientras Felipe mantiene reuniones económicas, Matilde centró más su agenda en eventos organizados en el marco de la promoción de la imagen de Bélgica. La duquesa de Brabante fue la encarga de inaugurar la exposición Thailand as a glance y, una vez más, la heredera belga dejó constancia de su refinado estilo y su discreta elegancia, haciendo guiños con su vestuario al país. Por ello, durante su visita al templo Wat Pho elegió un top de seda con estampado oriental y unos pantalones naranjas, el mismo color del traje de los monjes budistas, mientras que para la exposición se decantó por un sobrio conjunto de falda negra y abrigo de rayas.

Matilde-de-Belgica

Matilde inauguró en Bangkok una exposición de pintura.