Federico y Mary, con los soldados daneses

Los herederos daneses depositaron una corona de flores en el monumento a los caídos, en Estocolmo.

Federico y Mary, él vestido con uniforme militar, presidieron un servicio religioso en la iglesia de Holme.