Federico Montes, padre de Elena Tablada, desplazado por su hija

Después de 13 años de su última aparición, Federico Montes, el padre de Elena Tablada, ha explicado en qué puesto está la relación con su hija.

La batalla entre David Bisbal y Elena Tablada sigue dando que hablar. Aunque ninguno de ellos se ha vuelto a pronunciar, ahora ha reaparecido un familiar que llevaba mucho tiempo callado. La última vez que lo vimos fue hace 13 años en un plató de televisión, el de ‘Salsa Rosa’.

Leer más: Así está el marcador en la guerra entre David Bisbal, Elena Tablada y sus familias

Se trata del padre de Elena Tablada, Federico Montes, que ha hablado con ‘Sálvame’ de cuál es realmente la relación con su hija. Ha desvelado que no mantiene ningún tipo de relación con Elena Tablada, que tampoco conoce a su hermano pequeño: «Ella tiene un hermano, que es mi hijo de nueve años, y Elena jamás en la vida me ha preguntado por él», aseguraba dolido. «Nunca se ha ocupado de él ni parece que le interese», apuntaba.

Federico Montes ha asegurado, además, que no conoce a su nieta Ella, fruto de la relación de Elena con David Bisbal. Cuando habla de este duro episodio, el padre de Elena no puede evitar mostrarse muy triste: «La he visto tan solo una vez por una foto. Le mandé una felicitación el día del cumple de Ella, como todos los años, y la respuesta fue silencio. Y hasta el día de hoy».

Leer más: El amigo que está entre la espada y la pared en la guerra de Bisbal y Tablada

Parece que no todo está perdido, ya que el nexo de unión entre Elena y Federico es Naele, la hija menor, que intentó en alguna ocasión reunir al hijo de Federico Montes con Ella, ya que tienen prácticamente la misma edad. Sin embargo, la respuesta volvió a ser la misma: silencio.

Federico tampoco acudirá a la boda de su hija con Javier Ungría que se celebrará el próximo 8 de diciembre. A pesar de la tristeza que siente por todo esta polémica familiar, le desea lo mejor: «Le deseo lo mejor, pero tampoco voy a estar llevando un castigo el resto de mi vida. Cuando tú no perdonas, la única persona que sufres, eres tú».