La presentadora ha retomado su actividad en su canal online. Allí ha mostrado todos los trapitos que acumula en el armario de su pequeña.


Toñi Moreno ha regresado a su canal de Mtmad con energías renovadas. «¡Qué ganas de veros! Tuvimos que parar ‘Dos vidas’ porque estábamos en pleno confinamiento. En esta segunda temporada me abro en canal. Os cuento cómo he pasado el confinamiento y sigo en mi lucha por tener una segunda vida«, adelantaba en sus redes al hablar de su vuelta a la plataforma digital de Mediaset.

«Quiero hacer un cambio de vida»

La periodista ha contado el motivo de su larga ausencia en esta we¡b. «Llegó un momento en que no sabía qué contaros. Estaba aquí encerrada, pero ya estoy preparada. Primero, porque estamos en una fase en la que estoy más relajada. Ya podemos salir a la calle y podemos hacer un montón de cosas. Quiero hacer un cambio de vida, ya os lo dije. Espero que me acompañéis en este proceso por si también queréis mejorar vuestra calidad de vida en alimentación, en deporte, en estética, en coco.

Durante el periodo de cuarentena, la presentadora de Telecinco se ha dedicado a cuidar de su hija Lola, nacida el pasado mes de enero. También ha sacado todo el partido que ha podido a su encierro obligatorio en su domicilio, en Madrid, realizando compras en la red. «Al principio me lo he comido todo.Me dio por hacer pan, bizcocho. Luego me ha pasado una cosa… Es que como he tenido tanto tiempo libre y soy una manirrota y tengo una niña pequeña me he dedicado a comprar. Así que a comprar, a gastar, a comprarle a la niña vestiditos y a comprarlo todo online, que era la única manera que tenía de hacerlo», ha detallado.

«Os voy a enseñar el armario de Lola»

Así, Toñi ha mostrado el interior del ropero de su pequeña, que está repleto de modelitos. Entre sus adquisiciones hay trapitos para el verano e incluso un pequeño vestido de flamenca que, debido a la cancelación de la Feria de Abril por la crisis sanitaria, su niña no ha podido estrenar. En el armario Toñi también almacena en perfecto orden mantas, textiles para la cuna de su bebé, toallas, zapatos de bebé, así como artículos de cosmética y parafarmacia, como colonias y cremas hidratantes. En fin, todo lo necesario para Lola.

«Os voy a enseñar el armario de Lola. Diréis: qué cantidad de dinero se ha gastado esta mujer ahora que no está haciendo ‘Mujeres y hombres y viceversa’ ahora que no está ganando dinero, que no está trabajando. Está loca. Pues os voy a decir cuál es mi truco», explicaba.

Se derrite con «los muslacos» de su niña

En su video, Toñi Moreno mostraba orgullosa unas tiernas imágenes de las piernas de su bebé. «Mira qué cosa más bonita, madre mía…. con esos muslacos que tiene. ¡Que te voy a comer esa cara bonita!», admitía. «Diréis esta muchacha qué poca cabeza tiene porque pensaréis que me he gastado una pasta en todo esto. Me imagino a mi madre con las manos en la cabeza. Ella siempre me dice: ahorra, ahorra, ahorra», ha contado. Su truco para ahorrar comprando radica en una web especializada en compras online que ofrece descuentos especiales. Desde que es madre, la presentadora está disfrutando más que nunca de su faceta como ‘shopper’. ¿A qué mamá no le resulta tentador comprar modelitos para que sus hijos estén guapos?

«Me he vuelto súper huraña»

A pesar de que se ha dejado llevar un poco por el impulso consumista, Toñi Moreno ha dejado claro que siempre ha sido una mujer moderada en lo relativo a sus gastos. «En mi casa nunca ha sobrado el dinero pero he sabido vivir así», ha manifestado. Lleva trabajando desde los 14 años. A lo largo de su carrera profesional, «he tenido etapas en las que he podido ganar mucho dinero pero no he sido previsora. Le arreglé la casa a mi madre, me cogí a mi familia y nos fuimos de vacaciones».

En la actualidad es más consciente que nunca de que debe mantener a una familia sola, por lo que seguirá siendo cauta con su economía. «Ha coincidido con que no trabajo, tengo a Lola y me ha dado vértigo porque ahora no soy yo sola. Soy muy extremista y ahora me he vuelto súper huraña y miro hasta el último euro que me gasto», concluía.