La presentadora, que guarda cuarentena con su pequeña Lola en casa, ha compartido una preciosa imagen con su niña en sus redes sociales.


Con motivo del Día Internacional del Beso, Toñi Moreno ha compartido una tierna imagen con su pequeña Lola. En la foto, la presentadora se come a besos a su pequeña, nacida el pasado 21 de enero.

La periodista, muy activa en sus redes sociales, ha compartido una preciosa instantánea en la que se besa efusivamente a su pequeña. «#diainternacionaldelbeso es hoy no? Pues eso», escribe en sus redes sociales.

La presentadora, a corazón abierto

La foto que comparte Toñi se produce en una semana llena de intensas emociones para ella. Hace apenas cuatro días confesaba estar al borde del colapso en su canal de Mtdmad. La cuarentena se le hace a veces cuesta arriba. Además, se ha puesto como meta cuidarse, pero no siempre le resulta fácil lograrlo.

«Estoy intentando hacer el reto de ponerme en forma, pero durante la cuarentena me está resultando muy difícil. Entre otras cosas porque creo que tengo un estrés que no me deja ni de descansar», confesaba la presentadora de ‘Mujeres y hombres y viceversa’. «La niña duerme conmigo todas las noches y me despierta cada tres horas. Además me duele tanto la ciática que prefiero tenerla a mi lado. Sé que a lo mejor lo estoy haciendo mal». «Las noches para mí son infernales», ha admitido. Toñi Moreno tuvo que dejar el programa unos días después de regresar al trabajo por su baja de maternidad.

La periodista suele mostrar las dificultades que afronta en su día a día con total naturalidad. Ser madre soltera a sus 46 años no es tarea sencilla. Y no tiene ningún reparo en hablar sobre lo duro que resulta criar a un bebé estando sola, sin ayuda. «Me resulta difícil, difícil todo. Valoro muchísimo a las que son madres y no tienen ayuda y tienen tres o cuatro hijos. Nunca me había parado a pensar lo difícil que era esto. Cocinas, comes, cambias a la niña, no duermes por la noche», ha explicado.

La periodista habla de su dificultad para perder peso

 

Desde que dio a luz a su niña. Toñi ha intentado por todos los medios recuperar la figura y recuperar el peso que tenía antes de quedarse embarazada. Como a otras tantas mujeres en su misma situación, le resulta harto complicado. Así lo ha relatado ella misma: «Lo estoy llevando peor de lo que pensaba. Es que lejos de perder peso, estoy cogiendo. Tengo que dejar de comer por años. ¿Sabes qué pasa? Que me levanto por la mañana con una ansiedad. He dormido una media de cuatro horas diarias. Estoy durmiendo eso. Yo creo que la falta de descanso también engorda».

Durante la cuarentena, Toñi ha pedido ayuda a su entrenador personal, Álex. Espera que, gracias a su asesoramiento pueda bajar de los 71 kilos, que es lo que pesa en la actualidad.

La meta de recuperar su silueta toma su tiempo, así que se ha animado a hacer algunos cambios en su aspecto que son de efecto más inmediato. Toñi se ha cortado el pelo y ahora luce un flequillo con el que tiene un aire más juvenil.

La reflexión más sincera de Toñi: «Tengo miedo y nunca tuve»

En los 30 días que llevamos de confinamiento en España a causa de la pandemia del coronavirus, Toñi ha tenido tiempo para reflexionar sobre el momento que estamos viviendo a nivel global. «Quizás hayas venido en un momento de cambio y no en el peor de los momentos. Ahora solo puedo pensar en protegerte, a ti, a tu abuela Dolores… y que cuando todo esto pase, todo esto sea una mala pesadilla», ha manifestado.

Y, al igual que sucede a muchos, no puede evitar sentir ciertos temores ante la difícil situación que está viviendo el planeta por el COVID-19. El confinamiento ha aflorado sus inquietudes, en especial a lo que tiene que ver con su pequeña. «No sé si va en el paquete de ser madre, pero tengo miedo y nunca tuve. Miedo a que ese maldito virus se haga fuerte, miedo a la incertidumbre, a lo desconocido, a no tener un mundo que ofrecerte».