La colaboradora ha hecho partícipes a sus seguidores del mejor momento de su aniversario que vivió de forma íntima en su hogar.


Hace cinco años que daban un paso adelante en su relación y protagonizaban una discreta e íntima boda. Cristina Pedroche y David Muñoz continúan tan enamorados como el primer día y prueba de ello es el romántico mensaje que el ‘chef’ ha dedicado a su mujer vía redes. No solo eso, también tenía preparada una noche muy especial al calor de la chimenea de su hogar. Un auténtico «regalazo» tal y como confesaba la colaboradora.

Instagram

«Lo mejor del aniversario, no podía ser de otra manera, la cena. Eso sí que es un regalazo, ¡Madre mía!». La presentadora, a través de sus historias de Instagram, ha mostrado los suculentos manjares con los que el cocinero madrileño la sorprendió. Nachos, guacamole y un delicioso arroz.

Instagram

Por su parte, David Muñoz ha rescatado de su álbum más personal la imagen con la que gritaban al mundo su amor. «Así hacíamos público hace 6 años que nos habíamos enamorado salvajemente. Hoy ha hecho 5 años que nos casamos. No ha pasado ni un sólo día desde aquel beso, que no dé gracias a todas la deidades posibles de todas las culturas existentes por ser tan afortunado y tan privilegiado. Te amo», le decía.

Su boda sorpresa

Sellaron su matrimonio siendo fieles a su forma de ser. No quisieron ser los principales protagonistas de grandes banquetes sino que lo celebraron de forma íntima, en su casa y ante un notario. Además, optaron por la sencillez en todos los aspectos también en lo relacionado al vestuario, ambos se casaron en vaqueros y zapatillas. Como invitados, tan solo fueron testigos sus respectivos padres.

Instagram

Una ceremonia que vivieron con especial ilusión como Cristina confesó posteriormente. Además, quiso tener un detalle con su abuela -uno de los pilares en su vida- a quien había perdido recientemente, llevando un collar que le pertenecía. Esta boda llegaba cuando la pareja aún no había cumplido su primer aniversario, empezaron su romance en diciembre de 2014.

Cristina y David se han convertido en el mejor tándem, no solo en la vida también en los negocios en un año especialmente duro para la hostelería. El chef que vio como sus restaurantes estuvieron cerrados durante meses por la crisis sanitaria del coronavirus, ha vivido un tiempo acuciante de imprevistos. Su buque insiginia, DiverXO sufrió recientemente un incendio. Cuando tenían prevista su reapertura, varios casos de coronavirus entre el personal la convirtieron en inviable.

Instagram

Las nuevas restricciones de las últimas semanas en la Comunidad de Madrid por la segunda ola de la pandemia le han vuelto a afectar y, finalmente, optó por no abrir el restaurante. «Están siendo tiempos difíciles para la sociedad en general y para la hostelería madrileña están siendo unas semanas muy complicadas», afirmaba el cocinero en un vídeo que compartió en Instagram donde reconocía que valorarían semana a semana la reapertura de DiverXO.