Anabel Pantoja no repara en quién verá sus fotos más provocativas, porque sabe que habrá quien la insulte y quien aplauda su decisión de presumir de cuerpo. Está feliz y en las fotos eso no lo oculta, aunque haya comentarios que busquen hacer mucho daño


Anabel Pantoja es feliz. A quien le pese esta realidad, que no mire. Al menos eso es lo que ya ha aceptado la propia colaboradora de ‘Sálvame’, que ha logrado durante la cuarentena por el coronavirus dejar a un lado los complejos e inseguridades, para disfrutar de lo importante que la vida le depara. Y es que la crisis sanitaria causada tras la irrupción de la pandemia en nuestras vidas le ha hecho entender que demasiado tiempo perdemos tratando de conquistar a los demás, agraciar a quienes no conocemos o tratando de esquivar las críticas y chanzas. Eso ya es cosa del pasado, al menos para Anabel Pantoja, que ahora presume de cuerpo sin miedo al qué dirán, porque siempre habrá algunos a los que no le gusten lo que ven.

Anabel Pantoja se siente cómoda siendo la diana de todas las críticas y es que poco o nada le importa lo que opinen las personas que no conocen de su cuerpo. La sobrina de Isabel Pantoja sabe perfectamente que sus medidas no le permiten ser la estrella de las pasarelas o le auguran un gran futuro como modelo convencional. Sin embargo, bien cierto es que esto no entra entre sus planes y ha encontrado mayor fortuna personal presumiendo de filosofía ‘body positive’, sintiéndose orgullosa de su cuerpo, dado que la felicidad no se encierra en una silueta bonita, sino en aquellas personas con las que conseguimos cumplir nuestros sueños.

Infinidad de críticas al cuerpo de Anabel Pantoja

Pese a que esto ha quedado claro ya en decenas de ocasiones, aún siguen siendo muchos los que tratan de mermar la felicidad de Anabel Pantoja. Hay quienes aprovechando el anonimato que ofrecen las redes sociales siguen insultando y criticando a los famosos por su aspecto físico. Una vía equivocada para encontrar la felicidad, más centrada en tratar de que otros no la alcancen antes de perseguir la felicidad propia. Es triste, pero tan habitual que ya no sorprende. Y así ha sucedido una vez más con la última foto publicada por Anabel Pantoja con su bikini negro y presumiendo de estar en un enclave paradisíaco con las aguas de Gran Canaria como telón de fondo.

Son muchos los que no entienden por qué si no es modelo y dueña de un cuerpo de infarto se atreva a publicar fotos en las que se pueden ver sus curvas. Quizá solo los poquísimos que son perfecto tengan permiso para tener redes sociales, pero mientras esta estúpida regla lleva, seguiremos disfrutando del buen rollito que desprende Anabel Pantoja, sea cual sea su peso, su talla o su aspecto físico. A quien se conforma con verla feliz y con eso nos quedamos, con lo que se transmite con las siguientes fotos: