Sandra Barneda ha viajado a Borneo con Jesús Calleja en para escalar la montaña más alta de Malasia en su programa de Cuatro, ‘Planeta Calleja’. En su convivencia con el aventurero, la periodista ha mostrado su lado más humano y ha relatado los momentos más emotivos de sus 44 años de vida.

Una infancia marcada por la leucemia de uno de sus hermanos

Sincera y honesta, la presentadora ha repasado los episodios que más han marcado su trayectoria. Como sus años de infancia, marcados por la muerte temprana de un miembro de la familia o la enfermedad de uno de sus hermanos. «Hubo una enfermedad grave durante años: leucemia. Es complicado», decía. Sus padres decidieron no explicarle lo que sucedía a su hermano, lo que le hizo percibir un ambiente de tristeza en el entorno casa. «No te lo cuentan pro protegerte, pero notas que pasa algo. Te crías un poco sola».

«Uno gesta el disfrute de la vida en los primeros años de vida», confesaba Barneda al leonés. «Si convives con la tristeza te cuesta disfrutar de la vida. No tengo nada que reprocharle a mis padres, pero pasaba que cualquier cosa que tu querías hacer no se podía hacer y no sabías por qué. He hablado mucho con ellos. Me hubiera gustado que me lo hubieran dicho. No me enteré de nada pero me marcó. Me hizo confiar poco en la gente. Mi barrera es esa».

1Así descubrió su homosexualidad

Calleja charló con la periodista sobre sus inicios profesionales y su carrera en televisión. También le preguntó cómo descubrió su tendencia sexual. «Fue en la universidad», respondió la catalana. «Pero es que no me lo planteaba. Me enamoré de una profe de radio. Le escribí una carta pero nunca hubo respuesta y nunca más la volví a ver», relataba.

2"Ser diferente cuesta"

Con 18 años, «no sabía lo que me estaba pasando. Tengo que descubrir si me gustan las mujeres. Mi ex novio me presentó a a una amiga suya. Me preguntó: ¿Como estás? Le dije: bien. A mí no me pasa nada. Me costó mucho asumirlo. Me llevó a una fiesta de chicas y fue la primera vez que vi a dos mujeres besándose. Lo puedes asumir internamente, pero ser diferente cuesta», narraba.

3Sus padres no encajaron bien sus preferencias

Cuando contó en casa que era homosexual, sus padres no lo encajaron demasiado bien. Esto la llevó a hacer las maletas y marcharse de casa. «A muchos padres les cuesta asimilar. Te dicen: Ya se te pasará. Si es una fase, se me pasará, le dije a mi madre. Pero mientras dure esa fase te estás perdiendo a una hija. Lo único que cambia es a quién quiero», añadía. Barneda ha reconocido: «En el fondo la que no lo había encajado era yo. Para mí fue terrible y me fui. Les dejé una carta y les dije: os pido una cosa, que me respetéis».

4"La familia para mí es muy importante"

Sandra estuvo fuera de casa «durante casi nueve meses» en los que «no les cogí el teléfono». Pero llegaron las Navidades y decidió regresar. Al volver, vio a su «madre descolocada. Mi padre no se pudo levantar de la emoción que tenía. Fue una de las emociones más bonitas que he tenido. Mi padre me dijo: No te preocupes. La familia para mí es muy importante. Me costó». Pero se queda con una lectura positiva: «Que mis padres me dijeran ‘muchísimas gracias porque es la mejor lección que nos has dado’, eso es evolucionar».

5Se emociona al recordar a Nagore

La presentadora ha revelado en ‘Planeta Calleja’ que nunca sintió la necesidad de hablar públicamente de su homosexualidad. «Toda la profesión lo sabía. Que no hables de tu vida privada no significa que te escondas», ha dicho. Pero un día se publicaron fotos suyas. «A mí me sacaron del armario. Me sacaron directamente en un semanario». Fue así cómo se destapó que tenía «una pareja como Nagore. Es como que te descorchan. No me importa nada ya», añadía, sin poder reprimir las lágrimas.

6Ha relatado cómo se enamoró de su exnovia

Barneda ha recordado que se enamoró de su expareja, Nagore Robles, en un plató de televisión. Fue en los debates de ‘Gran Hermano VIP. «Es lo más fuerte que me ha pasado en mi vida. De repente te ves con la tensión de un programa de cinco horas en directo y que tienes que esconderlo. Y con la cabeza en mi cuerpo».

7Hace cumbre en la montaña más alta de Malasia

Al subir a la cima del Monte Korbu, la periodista y escritora vivía otro momento de gran emoción. «Nagore, mis padres… Todos los momentos que han sido duros me han acompañado. Ha siso una metáfora bonita de la vida», contaba a Calleja.

8

Al final de su recorrido junto al montañero leonés, Sandra Barneda quiso enviar un mensaje a los padres de jóvenes homosexuales. «La gente no es consciente de lo que marca… Si padres me están viendo, que se lo piensen antes de decir cualquier burrada porque en ese momento estás a flor de piel. Escucha a tu hijo. No digas nada. Tómate tres días, pero escucha a tu hijo. Al final es una parida», apuntaba. «La vida va de otra cosa, no de señalar. Por eso me emociono al hablar de ello y por eso me he vuelto reivindicativa».