La italiana, afectada tras la muerte de Álex Lequio, ha enviado un mensaje a Ana Obregón y ha pedido a la Virgen de Fátima que proteja a la familia.


Antonia Dell’Atte está consternada tras la muerte de Álex Lequio. El hijo de Alessandro Lequio  y Ana Obregón, ha fallecido en un hospital de Barcelona a los 27 años tras dos años luchando contra el cáncer. La noticia ha causado un gran impacto en la italiana, que ha querido enviar un mensaje de condolencias al padre de su hijo Clemente, así como a la actriz y presentadora.

En su cuenta de Instagram, la exmodelo ha escrito un sentido post. «13 mayo …Madre, Virgen de Fátima. Madre de todas las Madres acoges en tus brazos Alex hermano de mí hijo Clemente! Y no nos abandones, sobre todo a su madre Ana y su padre Alessandro».

«Cuánto dolor y cuántas penas y sufrimientos»

«Como plomo es el cielo ahora, cuánto Dolor y cuántas penas y sufrimientos????. Dios no te abandonará nunca y te protegerá allí donde estarás.. Descansa en Paz, bellissimo Alex», continúa su sentido mensaje de condolencias.

Junto a su mensaje de pésame, la italiana ha compartido un video en el que se puede escuchar ‘La Sombra de la Luz’. Una canción de Franco Battiato cuya letra habla Defiéndeme de las fuerzas contrarias en el sueño nocturno cuando no soy conociente, cuando mi sendero se hace incierto y no me dejes nunca más. Devuélveme a las zonas más altas, a uno de tus reinos de calma. Es tiempo de escapar de este ciclo de vida. Y no me dejes nunca más, no me dejes nunca más. Porque los gozos del más profundo afecto o del anhelo más sutil del pulso sólo son la sombra de la luz».

Preocupada por la evolución de Álex

Hace apenas unos días, SEMANA se ponía en contacto con Dell’Atte, quien nos confesaba su preocupación por la evolución de Álex. En las últimas semanas, la italiana, que es una mujer muy devota, ha estado rezando para pedir una pronta recuperación del joven, que era hermano de su único hijo. En estos momentos se ha puesto en la piel de Ana y de Alessandro y puede imaginar el profundo dolor que ambos sienten ante tan dura pérdida.

Y es que mucho han cambiado las tornas en la relación entre Antonia y Ana. Después de 25 años enfrentadas públicamente. Pero de un tiempo a esta parte decidieron enterrar el hacha de guerra. Para demostrar que entre ellas no existía rivalidad hablaron de ello abiertamente y explicaron que Alessandro era el principal beneficiado de que entre ambas reinase la armonía. Al fin y al cabo, son las madres de dos de sus hijos. Qué mejor que llegar al entendimiento cuando hay lazos familiares de por medio.

Reconciliadas tras 25 años enfrentadas

Las cámaras de televisión también fueron testigo del buen rollo entre ambas. En 2019, Ana Obregón y Antonia Dell’Atte coincidían entre los fogones de ‘Masterchef Celebrity’, donde concursaba la actriz. «Nos habéis unido en un plató, pero Antonia y yo estamos unidas desde hace tiempo», aclaraba entonces la bióloga y presentadora. La italiana, por su parte, revelaba que su relación con Ana atravesaba «un momento de serenidad». En el pasado «ha habido algo que nos ha desunido, pero la culpa fue del cha cha chá», añadía con humor. A pesar del buen rollo, la italiana dejaba claro que no son íntimas. «¿Amigas? Tenemos una manera de ver la vida diferente. No comparto su manera de querer estar siempre en el candelero». Antonia ha señalado que al final lo único que verdaderamente importa son los hijos y no las viejas rencillas del pasado.

El mensaje de Clemente Lequio a su hermano

Esta tarde, Clemente Lequio recordaba a su hermano fallecido con un emotivo mensaje en su cuenta de Instagram. “Breathe deep. Enjoy life. Some of you take it for granted”. Este era su último mensaje. Te quiero Álex, un dolor inmenso que en pequeñísima parte se alivia con el pensar de que ya no estas sufriendo. Algún día nos volveremos a ver y podremos disfrutar de todo el tiempo perdido y mal gastado», escribía.

Aunque para muchos la relación entre ambos hermanos no era buena, lo cierto es que entre ambos existía un cariño enorme. «La gente cree que hemos estados muy alejados o que no nos hemos llevado bien durante mucho tiempo y esto no es verdad», decía Clemente en 2016. «Mi hermano y yo nos llevamos fenomenal y nos vemos a menudo, solo que la gente no lo sabe. El tiempo cura las heridas y ahora las relaciones han mejorado. Mi hermano es un personaje espectacular, fantástico, lo adoro, un chico inteligente, listo, sabio, muy buena persona».