A sus 40 años, Marisa Jara afronta el futuro con muchísima ilusión. Tal y como ha revelado en exclusiva a SEMANA, le han dado de alta de su enfermedad y en breve lanzará ‘Diosas’, una colección de complementos de su firma, Jade Jara, inspirada en la mujer y las deidades griegas. Además, ha fichado por una agencia que la ayudará a desarrollar su carrera como modelo curvy. Un nuevo reto que asume consciente de los obstáculos a los que se enfrenta.

El rechazo de algunas marcas a contratarla por la cicatriz de su vientre

Desde que fue operada de un cáncer de estómago, en octubre de 2018, la modelo luce una gran cicatriz en su vientre. Pero su intervención no solo le ha dejado secuelas físicas: también le ha pasado factura en el terreno profesional. Las señales en su vientre le han hecho perder numerosos trabajos.

Hace poco, una firma de lencería se puso en contacto con ella «y cuando descubrió que tenía una cicatriz me canceló el contrato. Es la segunda ocasión en la que me pasa esto», ha revelado la joven. «Es algo que te molesta y es muy desagradable pero también muy frustrante». Marisa considera «un error» por parte de las marcas que prescindan de modelos con determinadas medidas, marcas o que, simplemente, no sigan «unos cánones concretos».

Nuevo aspecto, menos contratos

1No entiende la actitud de algunas marcas

Varias empresas han dejado de contar con ella ahora que su cuerpo luce un nuevo aspecto. Una postura que la sevillana no comprende, ya que en la actualidad «ni una edad, ni una estatura son ningún impedimento».

2"El mundo de las curvies está empezando a funcionar de verdad"

«Lo mismo puedes ver una modelo bellísima con vitíligo y no pasa nada, o modelos con rasgos muy resaltados u otras muy mayores sobre una pasarela o haciendo campañas. Y luego, el mundo de las curvies, que está empezando ahora a funcionar de verdad», ha señalado.

3Operada de cáncer de estómago en 2018

Pero la andaluza está acostumbrada a hacer frente a los contratiempos con la mejor actitud. En octubre de 2018 sorprendió a todos al anunciar que había sido operada de cáncer de estómago.

4El último control "salió bastante bien"

Afortunadamente, a día de hoy está curada. «El último control por mi cáncer de estómago salió bastante bien y hasta abril no tengo que volver a lo que yo llamo la ITV».

5Quiere ser madre

Una vez que supo la buena noticia, se ha propuesto hacer realidad uno de sus sueños: convertirse en madre. Ahora toca cuidarse, «ir a la oncóloga y vigilar la nutrición, pero me dieron el alta para intentar ser mamá», ha explicado a SEMANA.

6"Tengo ya mi primera consulta en la clínica de fertilidad"

De momento, compagina su trabajo como modelo ‘curvy’ con los preparativos para ser madre. «Tengo ya mi primera consulta en la clínica de fertilidad, y, en cuanto veamos que todo va bien me lanzaré a la aventura», ha detallado.

7Se ha sometido a 18 operaciones por endometriosis

«Son cuarenta años y nunca lo he dicho, pero son dieciocho operaciones por endometriosis en mi cuerpo. Ojalá Dios haga el milagro aunque sé que es bastante complicado», ha confesado.

8Feliz con sus 40 años

Marisa se siente satisfecha con el momento que está viviendo. Recién cumplidos los 40, se siente  «muy bien» consigo misma. «Me está gustando conocerme», ha admitido.

 

 

9Se considera una mujer "pausada y tranquila"

La madurez la ha convertido en una mujer «pausada y tranquila». Nada que ver con la Marisa joven, que era «alocada e impulsiva», pero siempre con «buen corazón».

10Sin pareja, y abierta al amor

La modelo no tiene pareja en estos momentos, pero no cierra las puertas al amor. «Estoy segura de que voy a conocer a una persona que será mi gran amor. Será así aunque no es fácil encontrar a alguien que ame todos tus errores, que sea tu media naranja, que tenga esa química especial».