Rumba, la fiel compañera de Malú, su perrita, su gordita, ha fallecido, tal y como así lo ha confesado la cantante muerta de dolor


Malú finaliza el año 2019 despidiéndose de uno de los pilares fundamentales de su vida: su perrita Rumba. La cantante, está viviendo uno de sus momentos personales más pletóricos tras la dimisión de su pareja, Albert Rivera como dirigente de Ciudadanos. La pareja, que estaría más unida que nunca, compartía su día a día con la perrita de la casa Rumba. Malú, gran amante de los animales, tiene un gato y otra perra, Lolita, que falleció a principios del año pasado con 11 años.

«Mi gente se ha ido mi Rumba… mi gorda comilona con la que tantas cosas he vivido… mi peluda especial … Esa a la que todo el mundo inevitablemente tenía a querer… mi familia… Gracias por estos 14 años de amor Rumbita mia ❤»

Bien acompañada

Rumba, la perrita que la ha acompañado en los últimos catorce años, siempre ha sido una gran protagonista de las redes sociales de Malú, una cantante muy comprometida con los derechos de los animales. A la cantante le gusta compartir imágenes de sus perros, donde demuestra el amor que les profesa y la admiración que siente por su forma de entender la vida.

Son muchas las imágenes que existen de ella en su cuenta personal de Instagram, por lo que sus seguidores entienden a la perfección el dolor que profesa y el vacío en su hogar. Un duro proceso del que seguro se repondrá con el cariño que le dará su otra perrita, Danka, un labrador y su gato.