Diez días después de la desaparición de Blanca Fernández Ochoa, su hermana Lola admite que tanto ella como la familia están muy desanimados.


Diez días después de la desaparición de Blanca Fernández Ochoa, su hermana Lola ha compartido la desesperación de la familia con los medios de comunicación.

«Es desmoralizante ver que no la hemos encontrado»

En declaraciones realizadas al diario ‘El Mundo’, Lola Fernández Ochoa ha confesado sentirse muy desanimada. Ya hace diez días que su hermana sigue en paradero desconocido y siguen sin tener noticias. «Estoy desmoralizada, creía que conocía la montaña pero ahora me doy cuenta de la dimensión de todo esto, de lo grande que es. Pensábamos que hoy iba a ser un buen día, pero es muy desmoralizante ver que no la hemos encontrado. Y eso que conocemos muy bien estas montañas».

‘Sálvame’ cambia su programación por la desaparición de Blanca Fernández Ochoa

La Guardia Civil busca a Blanca en la zona de Siete Picos, en la Sierra de Guadarrama

«Yo creo que ella debió de ir a la zona de Siete Picos, que es la preferida de la familia. Seguro que fue ahí y le ha pasado algo, no contemplamos otra hipótesis. Estamos muy tristes hoy, pero tenemos que agradecerle a todo el mundo el enorme esfuerzo que estáis haciendo para encontrar a Blanca, y el cariño que le estáis demostrando. Muchas gracias todos», ha explicado la hermana de la medallista olímpica al citado medio.

Vídeo: así se está organizando la búsqueda de Blanca

La búsqueda de Blanca Fernández Ochoa, en cifras

Los hijos de Blanca han participado en las tareas de búsqueda

Olivia y David Freire Ocho, hijos de Blanca Fernández Ochoa, han participado durante horas en las tareas de búsqueda de su madre en la zona del Valle de la Fuenfría, donde fue encontrado su vehículo el pasado 1 de septiembre en el aparcamiento de Las Dehesas, en Cercedilla, desde donde se accede a numerosas rutas de montaña en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

Matías Prats se emociona al informar sobre la desaparición de Blanca Fernández Ochoa

Sin noticias de la medallista olímpica

La medallista olímpica y exesquiadora Blanca Fernández Ochoa fue vista por última vez el pasado 24 de agosto. Su familia no denunció su desaparición hasta cinco días más tarde (el 29). Desde entonces, un amplio dispositivo de la Guardia Civil y la Policía Nacional rastrean las zonas en las que podría encontrarse la exdeportista. Un total de 14 perros especialistas en rastros de personas ha trabajado a lo largo del 2 de septiembre en el Valle de la Fuenfría, donde se cree que pudo haberse ido a practicar senderismo.

La policía cree que Blanca Fernández Ochoa está ‘desorientada’

Blanca, antes de desaparecer: «No estoy bien»

Lola Fernández Ochoa habló por última vez con Blanca el pasado 23 de agosto. «No estoy bien. Necesito estar sola y pensar. Quizá haga el camino de Santiago. Ya te llamaré», fue lo que dijo la madrileña a su hermana, con la que vivía en la localidad madrileña de Aravaca. Este hecho, sumado a que el coche de Blanca no mostraba signos de violencia, hacen que la hipótesis de la «desaparición voluntaria» cobre cada vez más fuerza.

La familia de Blanca Fernández Ochoa baraja un accidente de montaña

Centenares de personas buscan sin cesar a la exesquiadora

Las tareas de búsqueda del 2 de septiembre han finalizado a las 20 horas. La falta de luz impide continuar las labores. El GERA y la Policía Nacional ha rastreado ya «cinco de los Siete Picos», ha explicado Mercedes Martín, portavoz de la Guardia Civil. La zona se está barriendo tanto «con el personal voluntario como con el especialista». Además de los 400 especialistas que buscan a la deportista, unos 150 montañeros voluntarios colaboran en la búsqueda en montaña siguiendo las indicaciones de las autoridades.

La familia sigue con esperanzas de hallarla, aunque sea «accidentada»

Tal y como ha confirmado Lola Fernández Ochoa, la familia sigue teniendo esperanzas de encontrarla, «aunque sea accidentada». Lo cierto es que la montaña en la que se busca a la exesquiadora es el lugar donde se crió durante su infancia y donde se formó como deportista de élite. Aunque la orografía es complicada, Blanca conoce los picos de la Sierra madrileña como la palma de su mano. Ella y su fallecido hermano Paco Fernández Ochoa forjaron sus carreras en esos montes. Quienes la conocen saben que es prácticamente imposible que se haya perdido. Es más probable que le haya sucedido algo.

Las dificultades de la búsqueda en montaña

El principal obstáculo que presenta la búsqueda de Blanca Fernández Ochoa es la altitud. Por encima de 1.800 metros, la vegetación en la serranía madrileña se vuelve densa. «Aflora una vegetación arbórea muy prominente, disminuye el número de sendas y las pendientes son más pronunciadas, lo que dificulta el acceso«, según ha explicado el jefe supervisor del cuerpo de Bomberos, Fernando Antón.